Saltar al contenido
InicioC贸mo cuidar el coraz贸n de Dios

C贸mo cuidar el coraz贸n de Dios

En lugar de dudar, en el momento en que nos volvemos a la Palabra de Dios, nuestro coraz贸n debe volverse al Se帽or y ejercitarse en decir: ?Se帽or, creo en Tu Palabra. Se帽or, recibo y digo 驴Am茅n a Tu Palabra?. Esto nos va a ayudar a eludir que nuestra relaci贸n con el Se帽or se da帽e por dudar de Su Palabra.

Baker’s Evangelical Dictionary of Biblical Theology afirma: 鈥淓l 鈥渃oraz贸n鈥 (hebreo lebab / Gramos. Kardia) hace aparici贸n mucho m谩s de mil ocasiones en la Biblia, con lo que es el t茅rmino antropol贸gico m谩s habitual en las Escrituras. Indica el centro de un individuo para ocupaciones f铆sicas y sentimentales-intelectuales-morales; en ocasiones se utiliza en sentido figurado de algo inalcanzable.禄

Tener un coraz贸n nuevo – Ezequiel 36:26:

芦Les voy a dar coraz贸n nuevo, y voy a poner esp铆ritu nuevo en nosotros; y quitar茅 de vuestra carne el coraz贸n de piedra, y les voy a dar un coraz贸n de carne.鈥

En el momento en que 茅ramos reci茅n salvos, Dios nos dio un coraz贸n nuevo, tierno y amoroso hacia 脡l. , para almacenar nuestros corazones renovados, requerimos regresar nuestros corazones al Se帽or, opinar en 脡l, confesar cualquier pecado del que nuestra conciencia nos persuada y presenciar la limpieza de la sangre de Jes煤s. Al realizar esto, nuestros corazones se renuevan de forma continua y espont谩neamente amamos mucho m谩s

Protege tu coraz贸n

La Biblia afirma que el coraz贸n humano es malo, y que no debemos confiar en 茅l

Seguramente has o铆do incontables ocasiones que yo hare lo que mi corazon afirme ar, y hay un fallo en 茅l. No tenemos la posibilidad de confiar en nuestras conmuevas, pensamientos, sentimientos y percepciones pues nuestro coraz贸n es enga帽oso. Si verdaderamente deseamos comprender de qu茅 forma proteger nuestro coraz贸n espiritualmente, debemos estudiar a confiar totalmente en Dios y depender solo de 茅l y no de lo que dicta nuestro coraz贸n.

Distribuci贸n tu coraz贸n a Cristo.

El Se帽or no solo entr贸 en nuestras vidas en el momento en que le entregamos nuestro coraz贸n por vez primera, sino en todos y cada situaci贸n contin煤a a la puerta de tu coraz贸n para guiarte a enfrentar el d铆a a d铆a, recuerda:

鈥淢ira, estoy en la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, voy a entrar y cenar茅 con 茅l, y 茅l conmigo鈥. Apocalipsis 3.20 NVI

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *