Saltar al contenido

Cómo obtener el don de la fe

Para recibir los dones del Espíritu debemos realizar lo siguiente: Purificar nuestra vida. Debemos purificar nuestras vidas arrepintiéndonos de manera continua de nuestros errores. Obedecer los mandamientos. Veloz. A rezar.

El don atractivo de la fe es el poder de Dios que nos desplaza a una seguridad √≠ntima en que Dios actuar√°. Esa seguridad transporta a una oraci√≥n, resoluci√≥n, solidez o alg√ļn otro acto convincente que desata la bendici√≥n de Dios.

A través del don atractivo de la fe, el Espíritu Beato nos ofrece la seguridad de que Dios actuará, que el poder de Dios intervendrá en alguna situación de la vida humana. A través del don atractivo de la fe, pensamos que Dios obra maravillas en pos de su pueblo. La fe desplaza la manifestación del poder de Dios mediante su Espíritu Beato.

– Examinando nuestros fundamentos

12:7 A cada uno de ellos se le da una manifestación particular del Espíritu para el bien del resto.

En la lecci√≥n previo mencionamos los prop√≥sitos de los Dones Espirituales, y podemos encontrar que estos son dados para el servicio en la Iglesia ahora otros. Por ende, es de escencial relevancia cuestionarnos: ¬Ņpara qu√© exactamente deseo este Don Espiritual?

LA FE COMO DON.

El Don de la Fe se distingue de la Fe que Salva y de la fe que viene como fruto del Espíritu Beato; por el hecho de que esto va considerablemente más allí, ya que tiene dentro una seguridad absoluta en Dios, en su palabra, tal como en sus promesas. Es una distribución de todo el ser a este Dios en quien suponemos y confiamos.

Si bien afirmamos en la √ļltima lecci√≥n que la palabra Fe proviene del heleno ‚ÄúPistis‚ÄĚ y que significa ‚ÄúLealtad‚ÄĚ; Es atrayente ver que en el Evangelio de Juan no est√° esta palabra fe, en este sentido o concepto, pero la palabra ‚ÄúPisteus‚ÄĚ que significa ‚ÄúOpinar‚ÄĚ, hace aparici√≥n unas 85 ocasiones. Esta palabra opinar se volvi√≥ tan esencial en todo el Nuevo Testamento que esos que prosiguieron a Jes√ļs fueron llamados ¬ęfieles¬Ľ.

Las proyectos de la fe

Santiago 2:14-17 ¬ęHermanos m√≠os, ¬Ņde qu√© le sirve a alguien decir que tiene fe y no tener proyectos? ¬ŅPuede la fe salvarte? Y si un hermano o una hermana est√°n desnudos y precisan cuidados diarios, y alguno de ustedes les afirma: Id en paz, abrigaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son primordiales para el cuerpo, que explotar? ? De esta forma asimismo la fe, si no posee proyectos, es fallecida en s√≠.‚ÄĚ

La obra de la fe es obra y realizaci√≥n que se hace con perseverancia y seguridad estable en el Se√Īor. Pero las buenas proyectos no ganan el favor o la salvaci√≥n de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *