Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo obtener la fortaleza de Dios

Cómo obtener la fortaleza de Dios

La fuerza se recibe en el momento en que procuramos Su intenci√≥n y no la nuestra. Con inocencia nos comunica: ?Sed humildes; y el Se√Īor tu Dios te va a tomar de la mano y contestar√° tus frases? (D. y C. 112:diez).

Vivir desde el esp√≠ritu eleva tu vibraci√≥n ocurra lo que ocurra. Vivir desde el alma contribuye a sanar. En el momento en que un individuo siente que padece una indefensi√≥n aprendida, vive en una patra√Īa de la cabeza y deja los sentimientos apartados a un background. Lo realiza por el hecho de que incrementa su sentido de control sobre las cosas.

Lo peor es que restas tu poder espiritual al falso control del ego. Andas a la merced de tu distorsi√≥n, dirigiendo tu vida mediante un √≥rgano que no eres t√ļ, pero que se identifica con las cosas que viviste. Libera tus mecanismos de defensa. La cabeza trata de atraparte en su prisi√≥n para continuar enga√Ī√°ndote, reproduciendo exactamente la misma pel√≠cula constantemente, como un disco rayado.

Piensa

El misterio de la fuerza espiritual se revela en estas l√≠neas: ¬ęEn la quietud y la seguridad va a estar vuestra fuerza¬Ľ. En hebreo la palabra quietud significa reposo y es estar relajado, relajado, libre de toda ansiedad, en paz sin importar un m√≠nimo lo que est√© pasando en nuestra vida. El aut√©ntico valor de la fortaleza debe descubrir nuestra seguridad en Dios. Varios de nosotros no poseemos ese g√©nero de quietud y seguridad pues habitamos el ajetreo de la vida, corriendo, intentando de hallar nuestras cosas, dinero, pertenencias y bienestares a costa de nuestra calma mental, somos tan sumergidos en las presiones de este planeta que nos olvidamos de estar en la presencia del Se√Īor y reposar en √Čl. Todo ser√≠a mucho m√°s simple si entendi√©ramos que Dios es la fuente de todo y nuestras luchas ser√≠an mucho m√°s simples si solo confi√°ramos en su poder . Si paseamos rectamente, nuestra vida va a tener un esp√≠ritu sereno, quietud de coraz√≥n y paz con Dios. Disfrutar√≠amos mucho m√°s de la amabilidad y la justicia de Dios, como afirma Isa√≠as 32:17-18: ‚ÄúY el efecto de la justicia va a ser paz; y obra de justicia, reposo y seguridad para toda la vida. Y mi pueblo habitar√° en una morada de paz, en aposentos seguros y en sitios de reposo.‚ÄĚ 1 Pedro 3:4 afirma, ‚Äúsino m√°s bien el interior, el coraz√≥n, con el incorruptible ornato de un esp√≠ritu afable y apacible, que es demasiado estimado enfrente de Dios.‚ÄĚ Pedro charla de ornamentar un esp√≠ritu afable y pac√≠fico que gusta al Se√Īor, este esp√≠ritu no guarda relaci√≥n con la personalidad o el temperamento, este esp√≠ritu manso solo puede ser revestido por el Esp√≠ritu Santurr√≥n en el momento en que confiamos de forma plena en el Se√Īor en todas y cada una de las cosas, en el momento en que entendemos que no hay inconveniente que nuestro Padre no logre solucionar ni guerra que √Čl no logre ganar por nosotros, √Čl desea que confiemos en √Čl en todos nuestros temas: salud, familia, trabajo, futuro, etc√©tera. habitamos quietud, seguridad y reposo.

Puedes comunicar este devocional en Fb, Whatsapp, Twitter y LinkedIn

РOración de Fortaleza para el Alma

muy producto de las ocasiones que te cubren, y que puede debilitar su historia con Dios. Para esta clase de ocasiones, puedes decir la próxima oración:

– Admitir la debilidad.

¬ęMi amor es todo lo que es necesario para ti, mi poder se expone en la debilidad. Pues lo que me hace fuerte es admitir que soy enclenque. 2 Corintios 12:9a, 10b TLA

¬ęNo prevalecer√°s con un ej√©rcito, ni con tu fuerza, sino m√°s bien solo con mi Esp√≠ritu, afirma el Se√Īor Todopoderoso¬Ľ. Zacar√≠as 4:6b NVI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *