Saltar al contenido
Inicio » Cómo recuperar el ánimo y la energía

Cómo recuperar el ánimo y la energía

¿De qué forma recobrar el ánimo? Acrecentar nuestro nivel de actividad. Realizar ejercicio, entrenar un deporte o formar parte en una actividad que nos importa incrementa nuestro confort. Ofrecer un recorrido. Vuelva a conectarse con amigos. Percibir música. Deshágase de ciertas tareas. Organízate en periodos cortos de tiempo.

Septiembre y octubre son meses de transición. En varias latitudes de este país solamente existe ese largo periodo que nos transporta del verano al otoño y las estaciones dismuyen a 2: verano y también invierno. No obstante, nuestro cuerpo aún recuerda las señales del sol, si lo tomamos a lo largo del verano, y se prepara para enfrentar un nuevo invierno. Recobra la vitalidad y energía de tu cuerpo.

Entonces, ¿de qué manera puedes asistirlo a realizar esta transición sin caer en lo que en este momento se conoce como fatiga de caída?

Y si tienes crisis eventuales:

  • Tómate un tiempo para ti: con la rutina día tras día, nos olvidamos de gozar todo cuanto hacemos, pues encaramos las tareas y los inconvenientes de tal modo negativo diferente. Llevar a cabo tiempo para realizar lo que amas es esencial para combatir la vida diaria con una actitud efectiva.
  • Márcate metas y date recompensas: Coloca una fecha límite para finiquitar ese informe que llevas una semana atragantándote, y en el momento en que lo hagas date un capricho: manicura, gaceta…
  • Misiones alcanzables y misiones en un corto plazo: Si deseas ponerte a dieta, no supongas en todos y cada uno de los kilogramos que debes perder: establece una «misión» en un corto plazo: Peso un kilo menos en una semana. De esta forma, de a poco vas a ver mucho más cerca tus objetivos, y te resultará mucho más simple.
  • Cambia el «no puedo» por el «deseo»: Los mensajes que manda tu cerebro a tu cuerpo son considerablemente más esenciales de lo que pensamos. Si tenemos la posibilidad de cambiar la actitud, hemos ganado mucho más de medio lote.
  • Comer bien, reposar bien y realizar ejercicio: Las tres cosas se complementan y son demasiado esenciales para la vitalidad.

Practicar deporte

Puede parecer una contradicción, pero el ejercicio nos asiste a batallar el cansancio. El sedentarismo se encuentra dentro de los mayores contrincantes de nuestra salud y, por contra, sostenernos activos nos asiste a estar sanos en varios puntos, incluyendo el psicológico.

Acostúmbrate a practicar deporte rápido, cuando menos media hora cada día, y vas a ver como optimización tu estado anímico. En verdad, únicamente una caminata de treinta minutos cada día va a ser bastante para poder ver la diferencia.

Reposo en horas correctas

La carencia de sueño se encuentra dentro de los componentes socios a la sensación de cansancio y somnolencia. Como resalta este estudio del Centro Karolinska (Suecia), reposar mal puede ocasionar sopor, mal humor y cansancio.

En consecuencia, el sueño ha de ser reparador y es conveniente reposar cuando menos 8 horas a fin de que el cuerpo se recupere. Es muy bueno tomar una infusión de yerbas antes de reposar para aclarar la cabeza y bajar el nivel de agobio.

Exactamente la misma en el momento en que salgo un día de invierno con manga corta, me puedo estreñir, si tengo las defensas bajas, en el momento en que me pasan cosas en la vida y tengo las defensas sentimentales bajas, asimismo puedo padecer un patología. Depresión.

Muy frecuentemente, no en todos los casos sabemos de nuestras conmuevas. La tristeza es algo mucho más básicas que pertenece a nuestra vida. Con frecuencia estamos tristes por pequeñas cosas de nuestro día a día (una pequeña discusión con nuestra pareja, una frustración con algo…). De ahí que ponemos a trabajar nuestras herramientas de afrontamiento y al final estamos capaces de realizar cosas pese a este instante de tristeza, recobrando de esta forma nuestra energía y entusiasmo, robusteciendo nuestras habilidades. Pero, ¿qué sucede en el momento en que contamos las defensas sentimentales bajas? Y asimismo pasan cosas en nuestra vida como duelos, crisis cariñosas, crisis familiares, hechos traumáticos, etcétera… ¿qué nos pasa? Aquí te ofrecemos ciertas sugerencias para sobrepasar la depresión, recobrar la energía y el entusiasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *