Saltar al contenido
Inicio » Cómo saber si estás llorando de felicidad o de tristeza

Cómo saber si estás llorando de felicidad o de tristeza

Si lloras y te sale la primera lágrima del ojo derecho, es felicidad… Si es del ojo izquierdo, ¡es mal y tristeza!…

De nuestras lágrimas puede salir el agobio

) Si andas habituado a reprimir tus conmuevas, dejarte plañir puede construirte ansiedad si es la primera oportunidad que andas dejando salir tus sentimientos.

O sea habitual. Cambiar de visión y ceder en el momento en que sea preciso puede contribuir a sobrepasar de a poco cualquier malestar. Puedes tomar el desarrollo con tranquilidad: «Debes regresar atrás y trabajar un tanto en tu niño interior, por el hecho de que el niño interior es el que cerró (esa expresión) en el momento en que no era seguro plañir», añadió. . . Orloff.

Salud sensible y llanto

Los científicos no han encontrado una razón para argumentar por qué razón lloramos, en tanto que sentir ansiedad, mal o pena es una aptitud humana innata. Pero si bien plañir no nos asiste a salir de la situación que nos molesta, en ocasiones requerimos plañir y no debemos dejar de plañir.

Lo que se puede decir es que, más allá de que pensamos que reír es algo positivo y plañir es algo negativo, o aun traumático; plañir asimismo tiene ciertas virtudes, en tanto que te deja remover adrenalina y noradrenalina. Con esto logramos desahogarnos, relajar nuestras conmuevas y ver con claridad, por el hecho de que la tristeza obstruye nuestro intelecto y nuestra aptitud de discernimiento y resolución.

Hacer llegar

Pero las lágrimas de felicidad no solo se usa para sostener la homeostasis interna, asimismo son una esencial fuente de comunicación. En una investigación se halló que la contestación que garantizamos a un individuo que expresa su alegría sonriendo o llorando es relevantemente diferente. En el primer caso, tendemos a unirnos a la celebración y comunicar la emoción, intentando de alargar la emoción de esa persona.

No obstante, frente lágrimas de alegría, tendemos a reaccionar de una manera que asiste para la persona a regular y achicar el nivel de intensidad sensible que experimenta. De manera aproximadamente directa, percibimos su desbordamiento sensible y actuamos consecuentemente, ayudando a la regulación a la baja.

El llanto relaja

Las lágrimas poseen adrenocorticotropo, la llamada hormona del agobio. Por consiguiente, el llanto no sería mucho más que una manera de dejar en libertad el cuerpo de la tensión excesiva y recobrar la tranquilidad. De la misma la orina o el vómito, la función de las lágrimas es despedir substancias dañinas de nuestro cuerpo.

En pequeños es algo lógico, pero en mayores no está tan probado. Ciertos eligen plañir solos, otros eligen llevarlo a cabo en compañía. Sea como fuere, el llanto en ocasiones sirve como una liberación sensible muy precisa. El llanto asimismo exhibe a otra gente que requerimos asistencia o acompañamiento sensible del ambiente.

Válvula de escape

Tras reír bastante, las lágrimas son una señal de que el cuerpo está volviendo a la normalidad: los músculos se relajan, el corazón se ralentiza. Hablamos de “volver a poner la estabilidad sensible con estas reacciones”, afirma Aragón en su investigación. “Semejan suceder en el momento en que la gente se sienten abrumadas por conmuevas poderosamente positivas y, por consiguiente, recobran mejor la tranquilidad y la seguridad sensible”.

Asimismo hallaron pruebas de ocasiones contrarias. Esto es, en ocasiones los pensamientos malos causan expresiones positivas. Como la risa inquieta que revienta en varias personas frente ocasiones bien difíciles. O la sonrisa que hace aparición en una situación de extrema tristeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *