Saltar al contenido
Inicio » Cómo sanar un corazón roto

Cómo sanar un corazón roto

De qué manera sanar un corazón roto No procures fingir que todo está bien. Pasa tiempo con amigos y comparte tu tristeza y mal con ellos. Aprende algo nuevo. El redacta. Conéctate con tu red social. Sal al aire libre. Llevar a cabo ejercicio. Logra una mascota. Enamorarse nuevamente.

Nota del editor: El próximo es un informe sobre la app práctica del libro de Louis Paul Priolo, Recogiendo los trozos: Recuperándose de relaciones rotas. (Editorial R&R, 2003 y 2012). http://www.prpbooks.com

En el momento en que una pareja romántica acaba contigo, la angustia puede ser tan fuerte que semeja que jamás acabará. Pero la buena nueva es que el mal reducirá gradualmente en el momento en que prosigas los principios bíblicos para dejar de querer a tu ex-. En el desarrollo, te enamorarás mucho más de Dios, cuyo amor es mucho más fuerte que el que cualquier humano puede ofrecerte.

Etapa de furia.

Esta etapa sucede en el momento en que tu sentimiento de negación empieza a ocultar. En el momento en que te percatas de que tu ex- jamás volverá, la dolorosa situación se establece: se terminó, la relación se terminó.

El mal próximamente retornará, y ya que aún no andas listo para combatir la separación y sanar tu corazón, posiblemente finalices expresando este mal con furia. Podrías finalizar culpándote a ti, a tu ex-, a tus amigos, a los amigos de tu ex- y a otros por la separación. Al llegar a esta etapa, es esencial tener en consideración que sus sentimientos son realmente fuertes en este punto y de ahí que está expresando enojo.

Promesas bíblicas para animarte a lo largo de la angustia

La Biblia está llena de promesas para animarte y apoyarte en instantes de profunda pelea sensible. Tras el final lamentable de una relación o amistad, recurrir a la oración por un corazón roto y estudiar citas de la palabra de Dios puede asistirlo a seguir hacia la curación.

«Por el hecho de que yo sé realmente bien los proyectos que tengo para nosotros», afirma el Señor, «proyectos de confort y no de catástrofe, para daros un futuro y una promesa». Jeremías 29:11

Autoconcepto sanador

Entendemos que el cariño estimula nuestro desarrollo, nos amplía y nos enriquece. Por consiguiente, una separación es frente un golpe directo a nuestro autoconcepto. Tenemos la posibilidad de cometer el fallo de culpabilizarnos, proyectarnos defraudes o vernos como entidades vacías sin esa persona junto a nosotros.

Las cicatrices sentimentales que dejan estas realidades son indudablemente inmensas. En verdad, como enseña una investigación del instructor David A. Sbarra, del Departamento de Psicología de la Facultad de Arizona, es común que nuestra autovaloración reduzca y a lo largo de semanas y meses arrastremos conmuevas como la tristeza y la furia. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *