Saltar al contenido
Inicio » Cuál es el dedo del estrés

Cuál es el dedo del estrés

Al final, el pulgar se ajusta a la preocupación y el agobio.

Esta es una técnica de Japón que contribuye a remover afecciones anatómicos, aliviar la ansiedad y las malas intenciones.

No es ningún misterio que el confinamiento prolongado a causa de la pandemia del coronavirus dejó a la enorme mayoría estresada, deseosa y de mal humor.

Ejercicio de acupresión 4

De las manos a los brazos. En un caso así, hablamos de apretar la parte interna del antebrazo, a unos 2 dedos y medio de la muñeca. Los especialistas comentan que es una manera esencial de calmar la ansiedad y las palpitaciones. Tras llevar a cabo el lado derecho, ve al izquierdo, o al reves.

Dobla el brazo y en el pliegue que forma el codo, en la parte interna del brazo, vas a encontrar otro punto atrayente y eficiente para batallar el agobio con técnicas de acupresión. En las situaciones en que las afecciones oprimen el pecho o el estómago, esta fórmula es eficiente.

¿Exactamente en qué se fundamenta esta técnica?

Varios sistemas de curación viejos creían en la relevancia de la energía del cuerpo para sanar anomalías de la salud. De la tradición hindú, tibetana y nativa de america, todos pensaban que hay una fuerza de energía escencial que es fundamental para equilibrar nuestro confort.

Esta vieja técnica de Japón se apoya en esta iniciativa, donde el agobio se trabaja de forma directa en las manos. Es un procedimiento simple, veloz y eficiente que no transporta mucho más de 5 minutos y que se puede usar con pequeños sin inconveniente.

Aprieta tus dedos y optimización tu vida

Otra alternativa para trabajar tus conmuevas mediante tus dedos se apoya en un arte japonés citado previamente como Jin Shin Jyutsu (cuya traducción sería algo tal como: «arte de la alegría»).

  • Los puntos de la mano se tienen que estimular con las manos según lo que nos ocurra. El pulgar es preocupación, el dedo índice es temor, el dedo grande es furia, el dedo anular es tristeza y el dedo meñique se protesta.
  • Abre una de tus manos y presta atención al dedo que se ajusta a tu situación.
  • Apretar ámbas falanges a lo largo de unos minutos con el pulgar y el índice de la otra mano o con el puño cerrado a fin de que el dedo en cuestión quede “trabado”. En el momento en que haya terminado, cambie de mano y repita el ejercicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *