Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°l es el remedio para la tristeza

Cu√°l es el remedio para la tristeza

Cítricos y kiwi. Los cítricos, como el limón y la naranja, poseen vitamina C que, entre varios de sus provecho, evita la sensación de cansancio y la sensación de tristeza. Además de esto, endurecen el sistema inmunológico.

El mal pertence a las realidades mucho m√°s problem√°ticas de la experiencia humana, en tanto que reta nuestro sentido de b√ļsqueda de paz y felicidad. El hombre tiende naturalmente a la alegr√≠a, pero el mal y el padecimiento semejan estimar oscurecerla. Varios aun estiman que la presencia del mal provoca que la vida pierda sentido y tratan de erradicarlo de sus vidas, pero con poco √©xito. Y sucede que el mal es parte constitutiva de la naturaleza humana. Es algo intr√≠nseco a nuestra condici√≥n, a nuestra naturaleza de seres finitos cognoscentes, a nuestra naturaleza de seres libres compuestos de cuerpo y alma racionales.

El mal y el padecimiento no tienen la posibilidad de ser excluidos de la vida humana, sin eliminar la vida humana misma, puesto que padecemos por ser lo que somos. C.S Lewis considera la oportunidad de un planeta en el que no permanezca el mal y asegura: ¬ęTal planeta ser√≠a de semejante naturaleza que los actos injustos ser√≠an invi√°bles, pero por exactamente la misma raz√≥n se anular√≠a el libre albedr√≠o¬Ľ.

Nada semeja sacarte de tu depresión y te pasa factura

Es habitual sentirse triste en ocasiones. Pero salvo que estés deprimido, probablemente lo superarás tras unos días. Con la depresión, semeja que no puedes sentirte mejor sin importar un mínimo lo que procures.

Por poner un ejemplo, si tienes tristeza, puedes sentirte mejor observando un vídeo entretenido, pasando el rato con tus amigos o llevando a la práctica un pasatiempo. Si tienes depresión, ninguna de estas cosas cambiará la tristeza que sientes. En verdad, posiblemente te des cuenta que tus sentimientos complican tu vida diaria.

¬ŅQu√© es la depresi√≥n?

La depresi√≥n es un trastorno del estado an√≠mico muy conocido y, tristemente, mucho m√°s que se encuentra en la sociedad de lo esperado. Como bien entendemos, un estado an√≠mico deprimido que se transforma en una nosolog√≠a lleva a una baja autovaloraci√≥n, tristeza, insomnio y melancol√≠a, entre otros muchos s√≠ntomas. Todos nos hemos sentido de esta manera en alg√ļn instante de nuestras vidas, pero lo que les pasa a varias personas es que sencillamente no tienen la posibilidad de ‚Äúescapar del orificio‚ÄĚ.

Si atendemos al concepto oficial seg√ļn la RAE, la definici√≥n de depresi√≥n es ¬ęun s√≠ndrome caracterizado por una profunda tristeza y tambi√©n inhibici√≥n de las funcionalidades mentales, en ocasiones con trastornos neurovegetativos¬Ľ.

¬ŅQu√© llevar a cabo si andas triste?

  1. Llora si tienes ganas. La tristeza es una emoci√≥n como cualquier otra y tiene su funci√≥n. Tienes derecho a sentirte triste y pla√Īir si lo precisas. No es moco de pavo comprender qu√© realizar en el momento en que andas triste.
  2. Admite tu instante y date un respiro. Está bien, en ocasiones la manera más óptima de cambiar algo es admitirlo y dejar de combatir contra ello. No requerimos sentirnos contentos inmediatamente, cada desarrollo transporta su tiempo.
  3. No juzgues lo que sientes. El juicio que hacemos sobre nuestros sentimientos crea mayor malestar: ‚Äúlo que debo sentir, lo que van a pensar el resto, lo que pienso que soy pues me siento de esta forma‚Ķ‚ÄĚ. Estar triste no nos afectar√≠a tanto si no pens√°ramos que afirma algo sobre nosotros y nos aferr√°ramos a ello; tenemos la posibilidad de verlo como una emoci√≥n que, como cualquier otra, en relaci√≥n llega, se marcha.
  4. No te a√≠sles. La inclinaci√≥n a aislarnos ayuda a que nos sintamos a√ļn peor en el momento en que nos encontramos tristes. M√°s all√° de que es verdad que hay instantes en los que requerimos estar solos, comunicar instantes con otra gente nos distrae, nos hace meditar en otras cosas para no continuar nutriendo el sentimiento negativo.
  5. H√°blalo, comp√°rtelo. En el momento en que estamos tristes no debemos pasar solos; Si lo procura, descubrir√° que charlar de algo o desquitarse puede ser verdaderamente liberador. Siempre y en todo momento vamos a encontrar por lo menos UNA persona preparada para escucharnos: un amigo, un familiar, un popular, un profesional… ¬°Hasta un per√≠odico puede ser realmente √ļtil!
  6. T√≥mate tu tiempo, ¬Ņqu√© deseas realizar? A priori la contestaci√≥n puede ser ‚Äúnada‚ÄĚ, la apat√≠a se apropia de nuestro poder de resoluci√≥n. Si esto sigue en el tiempo, detente y piensa con tranquilidad, ¬Ņandas seguro de que algo no te viene a la cabeza? Las peque√Īas cosas llenan nuestro d√≠a a d√≠a: un ba√Īo ardiente, una pel√≠cula, salir a caminar, charlar con un amigo, elaborar nuestro plato preferido, apuntarnos a una actividad‚Ķ este g√©nero de ocupaciones nos asisten a sentirnos menos tristes.
  7. Protege tu fachada y tambi√©n higiene personal. D√ļchate, v√≠stete y protege tu higiene personal. Prestar atenci√≥n a algo tan b√°sico es primordial, es cuidarnos a nosotros: si hay un individuo que no puede olvidarte, eres t√ļ mismo. Adem√°s de esto, verse bien es aporta un beneficio para nuestro estado an√≠mico.
  8. Sal a la calle. Si pasamos todo el día en nuestra burbuja, la atmósfera ocasionalmente se volverá desganada. Hay mucho más oxígeno ahí fuera, ¡sal ahí fuera y respira!
  9. Entablar una rutina. Esto nos transporta a ordenar nuestro día a día y no abandonarnos en la tristeza y la soledad.
  10. Ejerce deportes. Hacer deporte, aparte de asistirnos a desconectar y dejar en libertad conmuevas, provoca que generemos una sucesión de hormonas que nos asisten a sostener un estado anímico positivo en frente de la tristeza y la soledad.
  11. Conc√©ntrate en el presente. ‚ÄúLo hecho, hecho est√°‚ÄĚ, semeja simple de decir pero no tenemos la posibilidad de regresar atr√°s para recobrar el tiempo o cambiar el pasado. No obstante, tenemos la posibilidad de centrar nuestra atenci√≥n y esfuerzo en el ‘el d√≠a de hoy’, para explotar el tiempo y cambiar el futuro. Es esencial tener esto presente para batallar la soledad.
  12. M√°rcate peque√Īas misiones del d√≠a a d√≠a o por semana para batallar la tristeza y la soledad. Esto causa que nos centremos en otros temas y prestemos menos atenci√≥n a eso que nos preocupa. Basta de peque√Īos hechos reconfortantes, Roma no se edific√≥ en un d√≠a. Comprobar y ver que los logramos anima y impulsa.
  13. Busca asistencia t√©cnica. En el momento en que nos encontramos tristes, no tenemos la posibilidad de recuperarnos confiando solo en nuestro ambiente, pero eso no quiere decir que no haya salida. Tal como vamos al m√©dico en el momento en que nos duelen los pies, ¬Ņpor qu√© raz√≥n no asistir al sic√≥logo en el momento en que nos duele el coraz√≥n?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *