Saltar al contenido

Cu√°l es la diferencia entre el instinto y la inteligencia

La diferencia entre instinto y tambi√©n sabidur√≠a en lo que se refiere al empleo de instrumentos es visible y primordial. El instinto puede utilizar e inclusive ¬ęcrear¬Ľ herramientas organizadas, al tiempo que el intelecto edifica y utiliza herramientas desorganizadas9.

En su edici√≥n dominical del 4 de septiembre de 1904, The New York Times public√≥ un riguroso producto que se titula ¬ęBerlin’s Marvelous Horse: Does Everything But Talk¬Ľ, en el que dedicaba media p√°gina de per√≠odico ense√Īando como el Sr. Von Osten, un profesor jubilado, ense√Ī√≥ a un semental de nueve a√Īos a solucionar operaciones matem√°ticas complejas, contar multitudes, distinguir colores e inclusive agarrar letras ubicadas en frente de √©l y deletrear el nombre de un reci√©n llegado, habi√©ndolo reconocido solo de vista. . .

Clases de instinto

En el momento en que se charla de instinto humano, es considerablemente más bien difícil saber cuáles son y de qué forma marcha el instinto, puesto que se clasifica al hombre como un animal con pensamiento, que vive en un ámbito y en una cultura cierta.

¬ŅQu√© es el instinto?

Desde un criterio biológico, un instinto es un accionar innato. Son nuestras pretensiones internas y esos hábitos los que nos dejan subsistir en un ambiente dado. Así, instintos como la conservación, la protección, la sociabilidad, la reproducción, la cooperación o la curiosidad son facultades muy básicas que definen no solo a los humanos, sino más bien asimismo a la mayor parte de los animales.

No obstante, es interesante de qu√© forma desde el siglo XX y con el avance de la psicolog√≠a actualizada, el t√©rmino de instinto pas√≥ a ser visto como algo inc√≥modo. Era como ese v√≠nculo que nos un√≠a a una versi√≥n pr√°cticamente salvaje del humano, una dimensi√≥n que mejor refrenaba o camuflaba con otras etiquetas. De esta manera, figuras como Abraham Maslow han comenzado a popularizar t√©rminos como ‚Äúdeseo‚ÄĚ o ‚Äúmotivaci√≥n‚ÄĚ para simbolizar aquellas pretensiones internas de todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *