Saltar al contenido
Inicio » Cuál es la etapa más difícil de una relación

Cuál es la etapa más difícil de una relación

Respétense mutuamente Pero no respetar la visión de todo el mundo, los límites, los intereses y la familia de su pareja puede conducir a arduos problemas de relación, afirma la sicóloga registrada Daria Kuss. “Acatando que tienen la posibilidad de ser distintas, como tener distintas críticas y pretensiones en la relación”, recomienda.

Lo creas o no, en el momento en que tienen un novio juntos, pasan por determinadas fases en el sendero. ¡Conócelos a fin de que no te sorprendan! Por: Tamara Mendoza

FASE: Los 2 juntos tienen la posibilidad de cambiar el planeta

Esta es la etapa donde se sobrepasan las diferencias y inquietudes, donde la seguridad y el compañerismo son esencial robustecido que los 2 consiguen llevar a cabo un planeta mejor desde su amor real y duradero.

“Si pudiésemos estudiar a sobrepasar nuestras diferencias y localizar el cariño real y duradero en nuestras relaciones, asimismo podríamos trabajar juntos para hallar el cariño real y duradero en el planeta.”

Deber

La carencia de novedad y la aparición de la monotonía apagan la pasión. Pero se abre una exclusiva etapa donde prosiguen la alegría y la satisfacción, en la medida en que esta pareja nos motive hacia el autoconocimiento y estemos en condiciones de admitir los defectos que empezamos a conseguir en el otro.

En el final de la etapa de enamoramiento, las hormonas dejan de cegarnos y tenemos la posibilidad de elegir racionalmente si deseamos mantenerse al lado del otro, reconociendo su defectos Esta es una etapa donde los integrantes de la relación empiezan a tener mucho más seguridad sensible, pero la pasión recíproca se desvanece. Aquí comienza a manifestarse lo que cada uno de ellos desea de la pareja y las especificaciones que desea en el vínculo.

Decepción

Esta es la etapa donde la mayor parte de las relaciones fallan. Si bien en la segunda etapa empezamos a detectar que nuestra pareja es un humano con defectos como todos, la verdad asimismo nos golpea como un balde de agua muy fría. Puede ocurrir poco a poco, o puede ocurrir en un abrir y cerrar de ojos. Semeja que lo que existía entre tú y tu pareja se está desvaneciendo: cambió bastante y por el momento no es el hombre del que te enamoraste perdidamente; deseas respirar, precisas comprender si verdaderamente es el correcto, pues supuestamente no es el género de persona con la que esperas pasar el resto de tu vida.

¿Qué tenemos la posibilidad de llevar a cabo?

No tomes resoluciones precipitadas, deja bastante tiempo para comprender lo que te pasa. Quizás sea únicamente una mala yerba en el jardín que acabarás arrancando, o quizás sea un síntoma de otra cosa. Pero si no nos apresuramos, seguramente vamos a poder tomar mejores resoluciones. Protege tu relación si deseas que dure y sea bella. Examina lo que te atrae de esta novedosa persona, en ocasiones es precisamente lo mismo que te atraía de tu pareja de hoy, en ocasiones es solo lo que extrañas desde el principio de la relación. Si es de esta manera, lo que probablemente te esté pasando es que extrañas el pasado, esa relación que tenías al comienzo. Lo que puedes realizar es buscar esos instantes del pasado para colocarlos en el presente, como proceder a ese hotel donde te ha propuesto matrimonio o tocar esa canción que significa tanto para los 2. Es esencial rememorar estos instantes para rememorar lo que nos une. Si en el final esta atracción no llega a nada, prosigue con tu relación y dale la relevancia que tiene. No es moco de pavo conseguir una relación sana y permanente, con lo que hay que apreciar. Si por contra esa atracción es síntoma de otra cosa y el cariño se termina, no pasa nada a fin de que vuestra relación sea sana y permanente y empezar otra relación. Pero ten en cuenta que esa persona en algún momento fue esencial en tu vida, no la trates con odio, deja que la relación se convierta y pase de una relación cariñosa a una relación de respeto y cariño.

La salida de los hijos de casa es otro instante esencial en cualquier relación. Somos progenitores ya hace 20 o 30 años y en este momento dejamos de ser progenitores para ser de nuevo pareja. De súbito estamos sentados cara a cara tras muchos años y no nos reconocemos. Contamos momento de libertad para estar juntos nuevamente, pero no recordamos lo que hacíamos en el momento en que no teníamos hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *