Saltar al contenido

Cuando el Espíritu Santo te inquieta

De ahí que te digo: deja que el Espíritu Beato te guíe en la vida. Entonces no se van a dejar llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. La naturaleza pecaminosa quiere realizar el mal, que es precisamente lo opuesto de lo que quiere el Espíritu.

H. Luis √Āngel Trujillo Alcal√°, LC

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Beato. Amén.

Dios charla por medio de lo que sientes

¬ŅTe sientes solo? ¬ŅTe sientes triste? ¬ŅTe sientes agotado? Date un instante para abrir tu coraz√≥n a Jes√ļs. P√≠dele al Esp√≠ritu Beato que te ilumine y explora las luces que recibes en tu coraz√≥n, las im√°genes, las ilusiones, las proposiciones que te interpelan y que quiz√°s no te agraden pero que, en el fondo, sabes que son la soluci√≥n a tus inconvenientes. .

Cristo fue se√Īalado y no en todos los casos escuchado. Recuerda que Dios, lleno de mal, guard√≥ silencio en el momento en que Jes√ļs muri√≥ en la cruz, y √Čl era Su Hijo, el Hijo Amado de Dios. Hay mucho m√°s t√ļ y yo que Jes√ļs. Debemos opinar entonces que muy frecuentemente Dios va a tener a bien silenciar. No lo realiza por venganza, no lo realiza pues sea malo, lo realiza por el hecho de que en su sin limites sabidur√≠a considera bueno en ese instante no charlar. Esto asimismo es un adem√°n de amor de Dios; s√© tolerante, √Čl siempre y en todo momento escucha y, transcurrido un tiempo, charlar√°.

andas alterado y inquieto

De nuevo el Se√Īor nos sugiere ir a pensar sobre lo que es realmente esencial en nuestra vida. Nos encontramos en movimiento y alterados por varias cosas. Nos encontramos muy ocupados con decenas y decenas de tareas. Un mont√≥n de autoimpuesto. ¬ŅLo que verdaderamente importa?

Quiz√°s estemos llenando nuestro d√≠a de tal forma que nos falte aun tiempo para atender a esos por quienes debemos vivir. Debemos soliciar al Se√Īor que nos d√© la aptitud de discernir para entender escoger lo que importa en el instante oportuno.

en el instante en que Dios siembra el don de la vocación en el corazón de un individuo, prende un fuego divino, un fuego de amor que jamás cesa de arder

También, en el instante en que que Dios siembra el don de la vocación en el corazón de un individuo prende un fuego divino, un fuego de amor que jamás cesa de arder, al revés, día a día se actualiza en su ardor y esplendor, y prosigue consumiendo el corazón de la persona llamada por el hecho de sentirse amado por Dios. Es este fuego el que les transporta a ofrecer una contestación desapegada, a arrancar un sendero, una aventura, una misión, por el hecho de que convierte el temor y la duda en seguridad y seguridad, que Dios es quien llama y anda al lado de los que se sienten llamados; Jamás lo deja solo y de ahí que siente en su corazón el ardor de la Palabra, la presencia del mismo Dios que arde en él y lo invita a caminar con él.

Eslogan de la campa√Īa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *