Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cuando el novio carga a la novia

Cuando el novio carga a la novia

Que el novio lleve en brazos a la novia hasta la entrada de la habitación en su noche de bodas, es una tradición que sigue viva. El día de hoy te contamos qué es lo que significa y ciertos datos sobre esto. Todas las tradiciones tiene una razón de ser y un origen que se remonta a siglos atrás.

Dir√≠ase que una pareja est√° llevada a cabo para estar con ellos en las buenas y en las malas, y eso incluye en el momento en que alguien tiene un mal trago y por el momento no puede ni caminar, como lo revela una peque√Īa captada en v√≠deo mientras que carga de espaldas al novio, que est√° inconsciente tras una noche de copas que, seguro, ni recordar√°.

Lo com√ļn es que al verlo de esta forma, otra mujer lo dejar√≠a all√≠, pero en un caso as√≠, la novia puso sus fuerzas y apoy√≥ como ha podido a su novio borracho, mientras que paseaba por la calle para subir al coche o llamar a un taxi y llevarlo a casa, mientras que ciertos los graban y se r√≠en en lugar de asistirlos a llevarlo. Si eso no es amor, entonces no entendemos qu√© es.

El lado rom√°ntico y asegurador

Este es un rito que muchas parejas actualmente hacen, si bien ignoren su concepto. Sus orígenes están en la vieja Roma, cuyos pobladores creían en la presencia de pésimos espíritus que se asentaban en las entradas de las viviendas.

De ah√≠ que, como forma de resguardar a sus esposas, los novios las llevaban en brazos para eludir que pisaran cualquier dise√Īo de los p√©simos esp√≠ritus desperdigadas por el suelo de la vivienda. El velo y las damas de honor ten√≠an exactamente la misma funci√≥n.

¬ŅPor qu√© raz√≥n las reci√©n casadas cruzan el umbral de sus viviendas en brazos de sus maridos?

Fueron los godos quienes produjeron la práctica de llevar a los novios a su nuevo hogar. Pero el fundamento dista bastante de ser romántico como el que nos incentiva la imagen de la pareja accediendo en su casa. Entre los godos no había suficientes mujeres para todos. Conque no vacilaron en ir y raptar a una mujer de un pueblo vecino. Escogiendo el que les agradaba, y ellos por su parte fueron aceptados por fuerza en su nuevo hogar.

Apareci√≥ una extra√Īa regla seg√ļn la que, para ganarse el derecho de quedarse con la mujer raptada, esta no deb√≠a pisar el suelo a lo largo del sendero que iba desde el sitio donde fue llevada, hasta el momento en que ella fue tomado nuevo rinc√≥n. Bueno, si logr√≥ pisarla, habr√≠a de ser liberado. Conque era habitual para √©l llevarlos en su hombro a su nuevo hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *