Saltar al contenido

Cuánto aguantan el frío los gatos

Si bien su cuerpo resiste el contacto con superficies de hasta 50°C, hay que tener precaución a fin de que no se duerma sobre algo muy ardiente, aparte de poner pantallas en las chimeneas y ofrecer particular atención a: gatos, adulto mayor gatos, gatos sin pelo y gatos con inconvenientes articulares u otros…

Hipotermia en gatos – qué llevar a cabo

La temperatura habitual de un gato medida por vía rectal es de entre 38 y 39 grados centígrados Si bien, si hace frío, tu cuerpo puede enfriarse mucho más. Su temperatura puede bajar hasta los 36 grados, que es en el momento en que charlaríamos de hipotermia. Pero, ¿cuánto tiempo tienen la posibilidad de aguantar los gatos el frío? En el momento en que baja la temperatura, las funcionalidades vitales se ralentizan, bajando asimismo el ritmo cardiaco. La continuidad respiratoria se disminuye, el animal se desplaza menos y puede llegar a estar somnoliento, lo que empeoraría la situación.

La mejor forma de calentar al animal es lograr que trabaje sus músculos, lo que genera energía y por consiguiente eleva su temperatura. No obstante, no tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo a lo largo de un buen tiempo, puesto que esto causa que el animal gaste mucha energía y oxígeno. El gato no puede resguardarse en un ámbito caluroso y la situación empeora.

¿Cuál es la temperatura ámbito perfecto para los gatos?

¿En algún momento te has cuestionado qué temperatura puede aguantar un gato? ¿O a qué temperatura están fríos los gatos? Has de saber que, exactamente la misma los humanos, los gatos son de sangre ardiente; de ahí que, en el momento en que bajan las temperaturas, los gatos asimismo tienen la posibilidad de sentir frío; pero no solo sienten frío, sino les puede perjudicar hasta el punto de padecer hipotermia o congelación.

Los gatos tienen la capacidad de sostener una temperatura corporal incesante si bien la temperatura exterior sea diferente. Estos animales tienen mecanismos que les dejan amoldarse a las temperaturas (así sean calientes o frías), pero tienen un límite. Las temperaturas extremas tienen la posibilidad de ser un inconveniente para ellos.

¿Qué tenemos la posibilidad de realizar a fin de que nuestro gato esté mucho más cómodo en invierno?

Indudablemente, proteger bien a nuestras mascotas puede eludir los habituales constipados invernales de los gatos -asimismo pasa con los perros, a propósito-. Estos cuidados tienen dentro dejar que los gatos circulen por zonas cálidas de la vivienda, tal como elaborar espacios suaves y agradables donde logren reposar y reposar.

Asimismo tenemos la posibilidad de asistir al gato con bolsas herméticas de agua ardiente (como las que se utilizan frecuentemente con los bebés). De esta manera, el gato va a dormir mucho más de forma cómoda y su temperatura corporal no se va a ver tan perjudicada a lo largo de la fría noche.

Cama para colgar en radiador beige

¡Lo deseo!

Como es natural, esos gatos que tienen poco pelaje van a tener mucho más adversidades para amoldarse y protegerse del descenso de temperatura en otoño-invierno. Aun ciertas etnias, como el gato egipcio, precisan cobijo.

Gatos

Los gatos son animales muy sensibles a los cambios de temperatura. Por este motivo, no es de extrañar que a lo largo de los meses de invierno estén cerca de radiadores, chimeneas o estufas en pos de calor. Más que nada, esto sucede en gatos familiarizados a vivir en el interior.

No obstante, como sucede con los perros, no todos y cada uno de los gatos padecen las bajas temperaturas del mismo modo. Etnias como el ucraniano Levokoy, el Sphynx o el siamés, que no tienen o prácticamente no tienen pelo, acostumbran a requerir mucho más cuidados a lo largo del invierno. Gracias a que no tienen un enorme abrigo que cubra su cuerpo, sienten bastante los estragos del frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *