Saltar al contenido

Cu√°ntos tipos de secretos hay

Desde el criterio ética, hay tres géneros de misterios: a) el misterio natural, b) el misterio prometido yc) el misterio encomendado.

El misterio profesional es la obligación legal que tienen ciertos expertos de sostener confidencial la información que reciben de sus clientes del servicio. En contraste a los modelos de deberes de confidencialidad, el misterio profesional sigue aun en los tribunales.

En medio de estos expertos, el letrado, médico, enfermero, sicólogo, periodista, contador o trabajador popular son las situaciones mucho más habituales. Sin embargo, asimismo probablemente halla otros casos de consultores o servicios que tengan este género de obligación, como los aconsejes fiscales (en ocasiones incluidos en los abogados) o las aseguradoras. Cabe apuntar que en frente de un proceso y bajo las garantías legales establecidas, el juez va a poder contar con el retiro del mismo de alguno de los antes nombrados, con salvedad de los abogados que estén actuando en él.

Justificación del misterio profesional

El misterio profesional es una obligación de confidencialidad, que viene impuesta por la necesidad de absoluta seguridad entre el profesional y quienes asisten a pedir sus servicios. Por servirnos de un ejemplo, un acusado no podría mencionarle a su letrado toda la realidad si pudiese ser obligado a testificar lo que le afirmaron.

En otras ocasiones, como el de los médicos, el misterio profesional se apoya en el respeto a la privacidad del tolerante.

casos afines

Hay situaciones paralelos pero con ciertas diferencias en algunas figuras religiosas como los curas.

Los curas tienen la obligación de sostener la confesión en misterio. Esta obligación, no obstante, es paralela a la ley, y ha de ser avalada por el ordenamiento jurídico para ser válida frente al juez (lo que ha planteado mucho más de un inconveniente a los curas convocados como presentes).

La obligación de este género, por ende, es fundamentalmente ética, no legal, y frecuentemente se prolonga alén del misterio profesional en sí. Por servirnos de un ejemplo, el misterio de confesión impide que el sacerdote la revele, aun en el momento en que su vida esté en riesgo, lo que no pasa en el misterio profesional.

Clasificación del misterio profesional

Seg√ļn la doctrina de Salamanca, hay tres g√©neros de misterios:

  1. El misterio natural es sin dependencia de todo contrato, se prolonga a todo, as√≠ sea descubierto por al azar, por investigaci√≥n personal o por misterio, y no puede ser comunicado. Si bien el poseedor del misterio no se haya puesto en compromiso a guardarlo, ni antes ni una vez que el hecho sea revelado o descubierto, est√° obligado a almacenar silencio, en virtud del precepto √©tica que proh√≠be da√Īar a el resto sin causa justificada.
  2. El misterio prometido nace de un contrato, la promesa de almacenar silencio tras entender el hecho, as√≠ sea por al azar, por investigaci√≥n personal o por confidencia espont√°nea o causada. Exactamente el mismo misterio puede ser natural y prometido. Va a ser natural en el momento en que la cosa misma requiera misterio, pero si va acompa√Īada de promesa, asimismo va a ser prometida.
  3. El misterio confiado aparece asimismo de una promesa expresa o tácita llevada a cabo antes de recibir la seguridad de lo oculto. Se le comunica que antes prometió, expresa y también implícitamente por su cargo o por lo menos por las situaciones, almacenar silencio, y se le comunica lo mantenido en misterio, agregándose que confía en su promesa bajo el sello del misterio. . El misterio se regresa entonces rigurosamente confidencial o profesional; confidencial, en el momento en que la seguridad se puso en un hombre que está obligado por su trabajo a ofrecer asistencia o consejo. Profesional en el momento en que a un hombre cuya profesión le pide contribuir a otros con su consejo o precaución se le ha encomendado, así sea de palabra o en sus actos, por poner un ejemplo: letrado, contador, médico, sacerdote, aconsejes comerciales.

Propósito

Poner énfasis lo que supone el misterio profesional en el campo de la salud, con el pertinente cumplimiento por la parte de los distintos expertos y trabajadores que desarrollan su tarea en un ambiente sanitario.

Para la elaboraci√≥n de este producto se efectu√≥ una revisi√≥n sistem√°tica en bases de datos cient√≠ficas con publicaciones de productos que tratan el tema del misterio profesional. Las bases de datos consultadas fueron Scielo, PubMed, Medline y Cochrane, aparte de consultas en distintas gacetas y legislaci√≥n relacionada con el tema a tratar. Se usaron las pr√≥ximas keywords: misterio profesional, confidencialidad, intimidad, C√≥digo de √Čtica, intimidad. De los varios desenlaces encontrados, se incluyeron esos que mucho m√°s se ajustaban a los criterios de b√ļsqueda y se adecuaban al enfoque del trabajo.

¬ŅTiene l√≠mites el misterio m√©dico profesional?

Hay un atrayente enfrentamiento sobre si el misterio profesional médico ha de ser absoluto o si hay ocasiones en las que está justificado transmitirlo.

Entre los pacientes, tal como entre los m√©dicos, es com√ļn asegurar que la confidencialidad fu√© la base de la relaci√≥n terap√©utica desde la introducci√≥n del Juramento Hipocr√°tico. No obstante, la confidencialidad m√©dica es un tema discutido, por servirnos de un ejemplo en los debates recientes sobre el VIH/SIDA, en especial respecto a la cuesti√≥n de si los m√©dicos tienen que avisar a los contactos sexuales de pacientes inficionados por el VIH.

Necesidad de impedir delitos graves

Considere, por servirnos de un ejemplo, la información que un letrado puede conducir o recibir de su cliente. En esta relación confidencial tienen la posibilidad de aparecer ocasiones en las que los abogados se encaren a problemas ocasionados por los perjuicios que puede ocasionar la confidencialidad de esta información.

Los abogados tienen entonces la oportunidad de descubrir la informaci√≥n que se les ha confiado en raz√≥n de su cargo, as√≠ sea con base en ellos o con su conocimiento, la comisi√≥n de futuros delitos, fundamentalmente graves, como los referidos a la vida, o p√ļblicos la paz, en especial los relacionados con el terrorismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *