Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ D√≥nde empieza la tristeza

Dónde empieza la tristeza

Los desencadenantes más frecuentes de la tristeza tienden a ser: La pérdida de un individuo, objeto o misión importante. La experiencia de una situación desfavorable.

Terapia

La tristeza no necesita terapia, solo tiempo, sanar lesiones, regresar a la rutina y continuar adelante con el acompa√Īamiento de amigos y familiares. No obstante, la depresi√≥n siempre y en todo momento precisa r√©gimen, y lo antes posible se advierta, mejor. De ah√≠ que es tan esencial estar alerta y accionar lo antes posible si nos ofrecemos cuenta de que algo no va bien, pasan las semanas y las situaciones no mejoran.

Ten en cuenta que por m√°s que deseamos contribuir a un individuo cercano con depresi√≥n, como con alg√ļn otro inconveniente psicol√≥gico, el cari√Īo que nos profesamos, por s√≠ mismo, no es bastante. La asistencia t√©cnica asimismo es primordial para lograr sanar y arreglar tus inconvenientes. As√≠, vas a deber asistir a un sic√≥logo o psiquiatra y, desde ah√≠, vamos a poder continuar las pautas que nos den y ofrecerte todo el acompa√Īamiento para superarlo.

¬ŅCu√°ndo charlamos de depresi√≥n?

No obstante, en la depresi√≥n, estas malas intenciones se vuelven omnipresentes, tienen una intensidad alta y complican la vida d√≠a tras d√≠a (familiar, popular, laboral, escolar, deportiva…). Quienes sufren depresi√≥n no est√°n tristes, est√°n tristes, pero es una tristeza cualitativa y cuantitativamente diferente, que les limita y tambi√©n inhabilita en su desempe√Īo. Es desproporcionado. Si bien asimismo hay situaciones en los que este s√≠ntoma no act√ļa y prevalecen otros como la apat√≠a y la desgana. S√≠, has le√≠do bien, asimismo hay depresiones sin tristeza.

De todas formas, la depresi√≥n es una patolog√≠a complicada con una extensa variedad de s√≠ntomas, entre ellos cari√Īosos (tristeza, ansiedad, irritabilidad, mal humor, desesperanza…), cognitivos (adversidades de atenci√≥n y concentraci√≥n, memoria, resoluci√≥n- elaboraci√≥n y planificaci√≥n, etc√©tera.) y f√≠sicos (fatiga, cambios de apetito y peso, modificaciones del sue√Īo, problemas, inconvenientes estomacales…). Estos s√≠ntomas est√°n presentes pr√°cticamente a lo largo de todo el d√≠a y tienen un encontronazo importante en la vida d√≠a tras d√≠a.

Depresi√≥n vs. ¬Ņtristeza?

La tristeza aparece de una situaci√≥n concreta y real, como la separaci√≥n de una relaci√≥n cari√Īosa, la desaparici√≥n de un individuo cercano, la p√©rdida del trabajo, adversidades econ√≥micas, por ejemplo. En el momento en que nos encaramos a ocasiones que alteran el ambiente al que nos encontramos familiarizados, experimentamos sentimientos de melancolia, frustraci√≥n, furia y, a veces, apat√≠a. No obstante, tras un tiempo, que es dependiente del g√©nero de situaci√≥n agotador a la que nos enfrentemos, estos sentimientos van desapareciendo hasta el punto de no experimentarlos e inclusive poder rememorar el acontecimiento agotador sin rememorar esos sentimientos.

La depresi√≥n se distingue de la tristeza como un trastorno afectivo donde hay p√©rdida de inter√©s o exitaci√≥n en alguna actividad com√ļn al avance del sujeto sin detectar una causa concreta o real que crea esa apat√≠a.

ūüė≠ Yo asimismo tengo ansiedad y deseo pla√Īir

Si la situaci√≥n desfavorable que nos hace tristeza nos abruma y nos arrastra, es completamente l√≥gico que tengamos ganas de pla√Īir.

Además de esto, se tienen la posibilidad de producir aun capítulos de ansiedad, con síntomas como contrariedad para respirar, mal torácico, mareos, vómitos, agitación motora o irritabilidad.

Pla√Īir

En el momento en que la tristeza te ocupa, la mejor forma de expresarla es llorando. Pla√Īir, nada m√°s y nada menos.

Es alarmante que entre los mayores no es bien difícil hallar personas que jamás lloran, lo que hace difícil expresar su tristeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *