Saltar al contenido
Inicio » Dónde lloro Jesús

Dónde lloro Jesús

La Basílica de Getsemaní, asimismo famosa como la Basílica de las Naciones o de la Agonía, es un templo católico situado en el Monte de los Olivos en Jerusalén, al lado del Jardín de Getsemaní.

Jesús llora al notar la angustia de los que quiere

PD

María fue a donde se encontraba Jesús y al verlo se echó a sus pies y ha dicho: “Señor , si hubieses estado aquí, mi hermano no habría fallecido.» Jesús, al verla plañir, y asimismo a los judíos que la acompañaban, conmovidos y turbados, preguntaron: «¿Dónde lo pusieron?» Ellos le respondieron: «Ven, Señor, y le vais a ver.» Y Jesús lloró. Los judíos afirmaban: «¡De qué manera le amaba!» (Juan 11,32-36)

Jesús lloró por Jerusalén

En este ocasión volvemos al pasaje bíblico de Lucas 19:41 “Y en el momento en que se aproximó a la localidad, al verla, lloró por ella”, y aquí el Señor Jesús lloró por el futuro futuro de Jerusalén, por el hecho de que no pero sabed lo que le sucedería después, pues el Señor se encontraba profetizando el mal tiempo que vendría y que él no se mostraría a ella. El Señor derramó sus lágrimas con lo que iba a pasar, y me chifla este versículo por el hecho de que nos enseña a un Jesús muy humano, que sentimos todo cuanto sentimos.

Las 3 Ocasiones que Jesús Lloró

«Jesús lloró» (Juan 11:35)

Juan 11:35 es el versículo mucho más corto en las traducciones de la Biblia. Este versículo de 2 expresiones del libro de Juan nos charla de la reacción de Jesús en el momento en que llegó a la tumba de Lázaro, quien había fallecido 4 días antes (Juan 11:39). Jesús y Lázaro eran muy amigos. Lázaro era el hermano de María y Marta. La Biblia nos comunica que Jesús los amaba (Juan 11:5).

Leer mucho más…

¿De qué forma tomar resoluciones adecuadas según la Biblia?

HAY DOS CLASES DE HOMBRES Y VIVEN Y SEAN FELICES

¿Por qué razón Jesús lloró en el momento en que vio Jerusalén? ?

Siendo Dios y teniendo omnisciencia, Jesús conocía a esta gente voluble que chillaba «¡Hosanna!» próximamente estaría chillando, «¡Crucifícalo!» Sabía que uno de sus acólitos seleccionados, Judas, lo traicionaría. Sabía que otro acólito, Pedro, lo negaría. Sabía que Caifás, el supremo pontifice, conspiraría con Pilato, el gobernador de roma, para ocasionar Su muerte. Y Él sabía el futuro de Jerusalén.

Viendo 40 años hacia el futuro, vio la destrucción que vendría sobre la localidad a manos del emperador Tito y sus legiones romanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *