Saltar al contenido
Inicio » Por qué me duele el corazón cuando estoy triste

Por qué me duele el corazón cuando estoy triste

En el momento en que padeces de depresión, ansiedad o agobio, tu continuidad cardiaca y presión arterial incrementan, el fluído de sangre al corazón se disminuye y tu cuerpo genera escenarios mucho más altos de cortisol, una hormona del agobio. Transcurrido un tiempo, estos efectos tienen la posibilidad de conducir a patologías del corazón.

En el momento en que te enamoras y no es correspondido, con regularidad sientes mal en el corazón, pero no es una condición de ese órgano, sino más bien una situación sicológica causada por un malestar general del cuerpo, que puede integrar depresión, enseña Tamara Rosenbaum, estudiosa del Centro de Fisiología Celular.

Pero, ¿qué ocurre verdaderamente en nuestro cuerpo?

La contestación es bien simple, el efecto de activación de los neurotransmisores del mal es provocado por la adrenalina. En el momento en que atravesamos ocasiones de tristeza o ansiedad, el cerebro manda de forma automática un mensaje al cuerpo a fin de que libere una dosis de la hormona. La adrenalina nos pone alarma y hace reacciones físicas como tonificación muscular, latidos veloces del corazón y dilatación de las pupilas.

A lo largo de este desarrollo, los músculos intercostales superiores, situados en la zona pectoral, se contraen para acrecentar la proporción de oxígeno en la sangre, tal y como si buscaran una fuente de alimento. Esto prepara al cuerpo para accionar velozmente si es requisito.

¿Padeces agobio? Aquí tienes una sucesión de consejos (muy básicos) para procurar mejorarla

  • Deja de tomar o disminuye el consumo de substancias estimulantes: bebidas energéticas, alcohol, tabaco, café, drogas…
  • Haz ejercicio de manera regular y según tu condición física
  • Regula tu sueño: duerme lo bastante y toma reposos
  • Controla tu respiración: respira despacio y intensamente, te asistirán a relajar los músculos
  • Jura llevar una dieta sana y balanceada: disminuye el consumo de grasas, sal y azúcar.

NOTA: si ves que el agobio te está ocasionando un inconveniente solicitud a tu médico o a mí por medio de la solicitud en línea

Síndrome del corazón roto, conmuevas al máximo

)

En el momento en que nos preguntamos por qué razón nos duele el pecho en el momento en que nos encontramos tristes, es atrayente charlar de un síndrome cardiaco. Fue en 1991 en el momento en que cardiólogos de Hiroshima (El país nipón) alertaron de una patología cardiaca que se manifestaba primordialmente en mujeres. Lo llamaron síndrome del corazón roto y radica en una disfunción (temporal) del ventrículo izquierdo causada por agobio sensible.

Indagaciones, como la efectuada en la Facultad de Utrecht, charlan de esta afección cardiaca. Lo que se aprendió del hallazgo de esta condición es que la tristeza, la angustia y el padecimiento intensos tienen la posibilidad de conducir a una miocardiopatía por agobio reversible.

Entonces… ¿no voy a tener un infarto?

Este síntoma acostumbra confundirse con una perturbación en el corazón, lo que hace bastante temor y preocupación en los damnificados.

Debemos dejar claro que este síntoma no guarda relación con un infarto de miocardio. Los asaltos cardiacos son ocasionados ​​por un coágulo de sangre que inhabilita entre las arterias coronarias (que llevan sangre y oxígeno al corazón) tal es así que la sangre no puede llegar al tejido cardiaco. La carencia de oxígeno es la causa de la desaparición de las células miocárdicas. Esta obstrucción frecuenta generarse por el hecho de que estas arterias se han engrosado debido al exceso de colesterol, que adjuntado con ciertas células van formando placas. Estas placas tienen la posibilidad de romperse y tapar la luz arterial estrechada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *