Saltar al contenido
Inicio » Por qué mi novio me dice bebé

Por qué mi novio me dice bebé

La mayor parte de los especialistas están en concordancia en que la charla infantil que utilizan los mayores en las relaciones románticas tiene un efecto de unión. En un nivel primordial, llamar a tu novio o novia «bebé» o, peor aún, «pastelito» es una manera de cristalizar tu apego.

Seguramente en algún instante, o de forma regular, alguna de tus parejas te mencionó tal y como si hablara con un bebé, quizás seas tú quien hace eso…

Introduce tu fotografía aquí. CC0 Dominio público

Evaluemos y empaticemos

Contenido

  • 1 Evaluemos y empaticemos
  • 2 Somos mucho más similares de lo que pensamos
  • 3 No nos rindamos, luchemos
  • 4 Compartamos nuestro mal, no nos encontramos solos

No, no No te hace feliz ni te permite medrar como persona.

Una relación que te hace plañir mucho más de lo que te hace reír es probablemente una relación que no te permite medrar como persona. Naturalmente, la alegría no te la trae absolutamente nadie mucho más, tienes que hallarla tú mismo, pero una relación debe traerte alegría y fomentar tu felicidad. Tu desarrollo personal es un pilar primordial de tu felicidad y una relación siempre y en todo momento debe promover el desarrollo de los dos integrantes, no cortarles las alas. Debe ofrecerte el acompañamiento preciso para hacerte medrar, ha de ser entre los pilares para mantener tu desarrollo.

  1. Relaciones regidas por el chantaje sensible

Si un hombre te afirma cosas lindas o te pone apodos cariñosos, ¿qué ¿eso significa?

¡Hola cabo!, y aquí andas nuevamente, sabía que llegarías en algún instante, conque preparé algo particular para ti, tengo serias pretenciones de complacerte, de seducirte, de hacerte sentir enamorada enamorado, acostado contra la pared y a propósito algo mas, quien sabe que logre pasar, lo único que se es que te gustará!. (Uhmm, cosas exquisitas y ricas, disfrutas reiterar).

Haber mamichula, perdón por estas expresiones, sé que le brindaron al imbécil y te hicieron sonreír de oreja a oreja, pero no andas aquí por el hecho de que deseas que me enamore de ti, ¿qué deseas? Lo sé por el hecho de que tu jóven te dice expresiones que te entretienen, te entretienen, te conmueven y te dejan pensando, como: «Hermosa, gordita, bonita, cariño, flaca, hechicera, ardiente, fea, desquiciada, muñeca, mi reina, mi pequeña, mi bebé, cosa rica», y entre muchas otras que hay.

No me fío…

Como vimos, los estudios de paternidad tienen la posibilidad de darse en distintas ocasiones. Otra El viable ámbito se muestra en el momento en que el hombre sospecha si es o no el padre biológico del bebé, y no ingresa a ofrecerle el apellido hasta estar seguro con una investigación de paternidad, situación común en las generaciones mucho más jóvenes, quienes tienen la posibilidad de tener mucho más de una pareja al tiempo, por lo menos que admita realizar el estudio solamente nazca el bebé

Con orientación del Dr. Viviana Bernath (PhD) – Doctora en Biología Molecular y Experto en Genética Humana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *