Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Por qu√© tener un hijo

Por qué tener un hijo

Todos tienen sus causas √ļnicas y v√°lidas para elegir tener y criar un hijo. Criar a un ni√Īo puede ser interesante, gratificante y transformador; varios progenitores aseguran que es la mejor resoluci√≥n que tomaron. Pero tener un beb√© asimismo es un deber para toda la vida que necesita bastante amor, energ√≠a y paciencia.

Por Michelle Aymes

El deseo de tener un hijo no empieza en el momento en que la pareja escoge tener un beb√©, ya que estas fantas√≠as, pensamientos y tambi√©n especiales se edifican durante la vida. Desde peque√Īos, los peque√Īos desarrollan juegos cerca de la maternidad y la paternidad, por servirnos de un ejemplo, simulando un embarazo con una pelota o escogiendo mu√Īecos como sus beb√©s, que no es mucho m√°s que la identificaci√≥n de funcionalidades parentales desde la relaci√≥n establecida. madre y despu√©s el padre. Aun estas identificaciones se proseguir√°n formando en todo el avance del sujeto, basado en deseos o rechazos del v√≠nculo predeterminado con sus progenitores.

El cansancio, un aspecto que suma y quema

A todos estos cambios hay que agregar una aceptable dosis de cansancio, falta de sue√Īo, incremento de tareas familiares, el menor tiempo para charlar. Esto crea un lote f√©rtil a fin de que las discusiones escalen o, por contra, frente la carencia de entendimiento que sientes por la parte del otro, te alejas y incrementan tus sentimientos de soledad.

En otros instantes, la crisis de esta pareja con la llegada de su primer hijo es una amplificación de un malestar que existía antes, pero que se puso encima de la mesa gracias a los cambios nombrados previamente.

El ‚Äúinstante especial‚ÄĚ

No existe el instante especial y posiblemente jam√°s te sientas cien% lista o segura para tener un hijo, conque no aguardes ese ‚Äúsentimiento m√°gico‚ÄĚ, es un considerablemente m√°s complejo que eso. Es habitual tener varios sentimientos distintas sobre qu√© tan listo est√° para criar a un hijo.

Puede contribuir a normalizar algunos puntos de nuestra vida a fin de que seamos progenitores, y de esta manera sentir que vamos a poder agradar las pretensiones del bebé y las nuestras, en un hogar con amor y salud.

La compromiso de ser progenitores

Tener un hijo no es un capricho. Esta es una enorme compromiso para la vida. Por este motivo, las parejas han de ser siendo conscientes de todos y cada uno de los cambios que va a traer a sus vidas la llegada de un hijo.

Antes de quedar embarazada, no solo tienes que tener en consideraci√≥n la seguridad de tu relaci√≥n, tu edad reproductiva y tu coyuntura econ√≥mica. Lo m√°s esencial es saber si est√° ya listo para ser padre. Para esto, la primera cosa que debes preguntarte es si has gozado lo bastante de tu vida para dedicarte en cuerpo y alma a un hijo. Muchas parejas se dan cuenta de que podr√≠an haber aguardado unos a√Īos mucho m√°s antes de transformarse en progenitores. Al tiempo que otros ahora est√°n dispuestos para tener un hijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *