Saltar al contenido

Qué dice en Deuteronomio 14 28

28 Tras cada tres a√Īos, tomar√©is todos y cada uno de los diezmos de nuestros modelos de ese a√Īo y los almacenar√©is en vuestras ciudades.

El art√≠culo mencionado debe ver con un segundo diezmo que deb√≠a dar el pueblo de Israel. El hombre de Israel se encontraba obligado a tomar su diezmo, as√≠ sea de grano, vino, aceite, las primicias de los reba√Īos o ganado, y llevarlo consigo al sitio donde se encontraba el tabern√°culo o templo, y all√≠ comerlo con su familia. . Pero ¬Ņqu√© pasaba en el momento en que el hombre de Israel viv√≠a lejos del sitio donde se encontraba el tabern√°culo o templo?

Habr√≠a sido realmente dif√≠cil y tambi√©n problema para el hombre de Israel tener que caminar tanto con su familia y su diezmo de art√≠culos o animales a la espalda. Si es de esta forma, la ley de Mois√©s dejaba al hombre de Israel vender su diezmo en el sitio donde habitaba, as√≠ sea grano, vino, aceite, o las primicias de sus ovejas, o ganado, tomando el dinero producido de la venta, y almacenar ese dinero para llevarlo al sitio donde se encontraba el tabern√°culo o templo. ¬ŅQu√© deb√≠a llevar a cabo el hombre de Israel en el momento en que va a llegar al rinc√≥n donde se encontraba el tabern√°culo o templo, con el dinero por el que hab√≠a vendido el diezmo en el sitio lejano donde viv√≠a? No obstante, aqu√≠ reside precisamente lo que fue objeto de vuestra solicitud y lo que se ha tergiversado, diciendo que significa que lo que se da a Dios hay que nombrarlo, a fin de que Dios se fuerce a otorgar lo que se quiere. Mois√©s instruy√≥ a los hombres de Israel a emplear el dinero de la venta del diezmo para obtener todo cuanto les encantar√≠a comer enfrente de Jehov√° su Dios.

Génesis 4:4

Abel asimismo present√≥ a Jehov√° lo destacado de su reba√Īo, o sea, las primicias con su grosura. Y el Se√Īor mir√≥ favorablemente a Abel y su ofrenda.

¡Uy de nosotros, profesores de la ley y fariseos, hipócritas! Dan la décima una parte de sus condimentas: menta, anís y comino. Pero descuidaron los temas mucho más esenciales de la ley, como la justicia, la clemencia y la lealtad. Deberían haber practicado esto sin desatender aquello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *