Saltar al contenido
Inicio » Qué dice Jesús de la tristeza

Qué dice Jesús de la tristeza

1. LA TRISTEZA ES FUENTE DE MUERTE Y ENFERMEDAD. Jesucristo orando en Getsemaní, en la víspera de su arresto, expresó a sus acólitos: «Mi alma está triste hasta la desaparición» (Mateo 26,38); expresando el mal y la angustia de meditar en lo que se encontraba viviendo.

Jesús sabía que iba a ser detenido esa noche. Logró 5 cosas que todo católico debe llevar a cabo en el momento en que se siente triste y angustiado:

Antes de leer este articulo, lea Mateo 26:36-45 aquí

Lamentaciones 3:31-33

)

En ocasiones el Señor nos inquieta para disciplinarnos. Pero eso es solo por el hecho de que Él nos quiere…

“Por el hecho de que el Señor no desechará para toda la vida,

La tristeza se encuentra dentro de las conmuevas básicas que experimentamos todos y cada uno de los humanos. Con frecuencia estamos tristes en el momento en que no se cumplen nuestras esperanzas o en el momento en que las situaciones de la vida son mucho más dolorosas que alegres. Por tal razón, la tristeza es considerado el sentimiento contrario a la alegría.

Jesús, como cualquier humano, sentía tristeza. Pero en contraste a nosotros, Él respondió al mal de formas que nos enseñan de qué forma debemos accionar en el corazón del Padre. Toda vez que experimentaba esta emoción, se movilizaba para llevar a cabo la intención de Dios en la tierra. Observemos tres situaciones de la vida de Jesús que detallan su interacción con ella:

Jesús sintió tristeza pues vio a la gente y miró sus faltas espirituales, sentimentales y físicas. Jesús jamás fue extraño a las pretensiones de la gente toda vez que las miraba. En cambio, sintió compasión. La compasión es el sentimiento que nos transporta a traspasar en el mal del otro, a buscar alivio. Durante un momento sentimos el padecimiento de un individuo, pero la tristeza que hace no nos deja en el mal, sino nos moviliza a la acción.

¿Qué llevar a cabo para vencer la tristeza según la biblia?

Para dejar de vivir triste precisas admitir el espíritu de Dios en tu vida.

Un ser que desea completarte de sabiduría, amor, amabilidad, santidad, que desea ocupar tu corazón de gozo, gozo, paz y espantar la tristeza para toda la vida mientras que consigas estar con Jesús.

Isaías 26:3 «Tú guardarás en impecable paz a aquel cuyo pensamiento en ti persiste; pues en ti confió”.

Absolutamente nadie tiene la posibilidad de tener la paz de Dios hasta el momento en que primero esté en paz con Dios y los que nacen nuevamente tienen que tener esa paz (Romanos 5:1) por el hecho de que por el momento no están bajo condenación (Romanos 8:1 ). El que persiste «continúa» en Dios, Él asegura guardarlo «en completa paz». ¿Por qué razón? puedes soliciar. Es por el hecho de que confían en Él.

La seguridad o fe es el otro radical de la duda y el temor. Es tan simple tener instantes de tristeza en el momento en que separamos nuestra cabeza de las considerables y hermosas promesas de Dios y «por las que nos dio hermosas y enormes promesas, a fin de que por ellas llegaseis a ser competidores de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el planeta para la concupiscencia” (2 Pedro 1:4) y todas estas promesas tiene su seguridad en Dios (2 Cor 1,20).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *