Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© dice la Biblia de cambiar de trabajo

Qué dice la Biblia de cambiar de trabajo

El trabajo es bueno y el hombre fue desarrollado para trabajar. Al entrar a este nuevo trabajo, ponga su corazón en poner en práctica los próximos principios bíblicos y va a ver de qué forma Dios lo prosperará en lo que lleve a cabo. Trabaja duro: ?Lo que esté a tu alcance, hazlo con tus fuerzas? (Eclesiastés 9:diez).

En el momento en que pasamos por cambios radicales en la vida, como cambiar de trabajo, puede ser un instante de indecisión. Pero cálmate. La Biblia te afirma de qué forma tienes que meditar sobre este cambio.

El trabajo es bueno y el hombre fue desarrollado para trabajar. Al entrar a este nuevo trabajo, ponga su corazón en poner en práctica los próximos principios bíblicos y va a ver de qué forma Dios lo prosperará en lo que realice.

¬ŅEs b√≠blico el retiro?

El √ļnico sitio donde la Biblia relata el retiro es en las normas del Se√Īor a Mois√©s sobre las reglas para los hombres levitas que serv√≠an en la tienda de asamblea. Precisa ‚Äú‚Ķa los 50 a√Īos tienen que retirarse del servicio regular y no trabajar mucho m√°s. Tienen la posibilidad de contribuir a sus hermanos en sus deberes en la tienda de asamblea, pero no tienen que realizar el trabajo solos‚ÄĚ. (N√ļmeros 8: 25-26b). El pasaje no se dirige a la gente de forma mucho m√°s gran y, raramente, afirma que todav√≠a tienen un papel que desempe√Īar. Varios de los leales cuyas vidas se describen en la Biblia trabajaron hasta sus √ļltimos d√≠as en la tierra. La jubilaci√≥n es una pr√°ctica parcialmente novedosa que se ha popularizado en la historia reciente.

Amamos a nuestro prójimo

En el momento en que estamos trabajando, nos transformamos en una parte de la vida diaria de otra gente. Desde obtener un café hasta bajar una exclusiva app en nuestro teléfono, prácticamente todo cuanto requerimos o hacemos necesita que otra gente funcionen apropiadamente. Lo mismo sucede con el trabajo que haces.

Trabajar bien es una manera de ense√Īar el cari√Īo de Dios a el resto. El segundo enorme mandamiento que nos dio Cristo fue querer a nuestro pr√≥jimo como a nosotros. acto de amabilidad, pero ¬Ņy si es algo mucho mayor que eso? si mi capacidad para desarrollar programa de PC es una secci√≥n precisa del Todo de Dios?

Proteger la tierra

Tenemos la posibilidad de regresar a la base de todo para poder ver la vocaci√≥n que Dios les dio a Ad√°n y Eva: ‚ÄúJehov√° Dios tom√≥ al hombre y lo puso en el jard√≠n del Ed√©n a fin de que lo labre y lo protega‚ÄĚ (G√©nesis 2:15). Recuerdo en el momento en que era joven, en un acontecimiento de j√≥venes, un pastor charl√≥ con mucha pasi√≥n sobre nuestro trabajo como fieles para proteger el mundo, y me abochorna decir que me qued√© pensando: ‚ÄúPero, ¬Ņqu√© debe ver esto conmigo? ?¬Ľ Por ego√≠sta que parezca, en ocasiones, en el momento en que o√≠mos historias aleccionadoras sobre el calentamiento global o leemos estad√≠sticas aleccionadoras, semeja bastante grande o intangible a fin de que le prestemos atenci√≥n de alguna forma. Nos preguntamos, ¬Ņqu√© tenemos la posibilidad de llevar a cabo sobre esto?

El Salmo 24:1 nos ten en cuenta que ¬ędel Se√Īor es la tierra y todo cuanto en ella hay, el planeta y cuantos en √©l habitan¬Ľ. Como Ad√°n y Eva, Dios nos ha llamado a cuidar a su hermosa tierra. Que honor y que compromiso.

¬ŅPor qu√© raz√≥n debemos trabajar?

La Biblia afirma: ‚ÄúTodo cuanto te viniere a la mano para realizar, hazlo con tus fuerzas; pues en el Seol, adonde vas, no hay trabajo, ni trabajo, ni ciencia, ni sabidur√≠a. (Ecl. 9:diez, Reina Valera Revisada 1960). Este vers√≠culo charla de de qu√© forma debemos trabajar duro, pero ¬Ņpor qu√© raz√≥n? Bueno, la palabra asimismo afirma: ‚ÄúEn lo que necesita diligencia, no seas perezoso; fervorosos de esp√≠ritu, sirviendo al Se√Īor‚ÄĚ (Rom. 12:11). En consecuencia, lo que Dios nos comunica es que no debemos ser perezosos; debemos trabajar aplicadamente y servirle con entusiasmo.

‚ÄúY todo cuanto hag√°is, hacedlo de coraz√≥n, para el Se√Īor y no para los hombres;‚ÄĚ (Col. 3:23)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *