Saltar al contenido

Qué dice Mateo 4 23

23 Y recorr√≠a Jes√ļs toda Galilea, ense√Īando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda patolog√≠a y dolencia en el pueblo.

Lectio Divina de Matías Quiroga de Argentina

Invocación al Espíritu Beato

Evangelio Mt 4,12-23-25‚Äč ‚Äď Conversi√≥n

12. En el momento en que supo que Juan hab√≠a sido entregado, se retir√≥ a Galilea. 13. Y saliendo de Nazar√°, vino a residir en Cafarna√ļm al lado del mar, en el t√©rmino de Zabul√≥n y Neftal√≠; 14. A fin de que se cumpliera el or√°culo del profeta Isa√≠as: 15. ¬°Tierra de Zabul√≥n, tierra de Neftal√≠, sendero del mar, del otro lado del Jord√°n, Galilea de los gentiles! 16. El pueblo que viv√≠a en tinieblas vi√≥ una enorme luz; para los que viv√≠an en un espacio de sombra de muerte, una luz resplandeci√≥. 17. Desde entonces Jes√ļs empez√≥ a predicar ahora decir: ¬ęArrepent√≠os, pues el Reino de los Cielos se ha acercado¬Ľ. 23. Jes√ļs recorri√≥ toda Galilea, ense√Īando en las sinagogas, anunciando la Buena Novedad del Reino y sanando todas y cada una de las patolog√≠as y enfermedades del pueblo. 24 Su popularidad lleg√≥ a toda Siria; Y le trajeron todos y cada uno de los que estaban enfermos de distintas patolog√≠as y males, endiablados, lun√°ticos y paral√≠ticos, y √©l los cur√≥. 25. Y una enorme multitud lo prosigui√≥ desde Galilea, Dec√°polis, Jerusal√©n y Judea, y del otro lado del Jord√°n.

Juan es un l√≠der esencial para Jes√ļs, de igual forma que todo cuanto sucede se ajusta a un Plan realmente bien trazado por Dios, que conocemos por las Escrituras. En este pasaje podemos consultar de nuevo de qu√© forma todo se est√° cumpliendo como una parte de un guion antes escrito. La primera pregunta que debemos hacernos es: ¬Ņpor qu√© raz√≥n Dios se habr√≠a tomado tantas afecciones si no fuese esencial poder Su prop√≥sito? Y adjuntado con eso por supuesto debemos cuestionarnos ¬Ņcu√°l podr√≠a ser Su prop√≥sito? Si no fuese por Jesucristo, las dos respuestas podr√≠an caer en el campo de la libre especulaci√≥n y todos nosotros ser√≠a libre de crear sus respuestas, pero no es de esta manera. Jesucristo nos ofrece todas y cada una de las respuestas. O sea Apocalipsis. Jesucristo es el Sendero, la Verdad y la Vida. Esto es, para esos que verdaderamente prestan atenci√≥n y con la Felicidad del Esp√≠ritu Beato, las respuestas a estas y todas y cada una nuestras cuestiones est√°n en √Čl. De este modo, por Jes√ļs entendemos que la Intenci√≥n de Dios es que ninguno de nosotros se pierda; En otras expresiones, s√°lvanos. Para ello nos manda a su √ļnico Hijo, nuestro Se√Īor Jesucristo. ¬°Esta es Su Misi√≥n! Con este fin central, para despertar nuestra fe y, consecuentemente, nuestra conversi√≥n, Dios act√ļa durante nuestra historia, invit√°ndonos a conocer hacia d√≥nde apunta el foco: hacia Jes√ļs. Por esa raz√≥n todo pasa seg√ļn las Escrituras. Los hechos afirman lo escrito. As√≠, Juan le antecede, aun bautiz√°ndolo y su ca√≠da y posterior ejecuci√≥n van a ser para √©l un signo -precisamente conmovedor- del comienzo de su predicaci√≥n. Desde entonces Jes√ļs empez√≥ a predicar ahora decir: ¬ęArrepent√≠os, pues lleg√≥ el Reino de los Cielos¬Ľ.

¬ŅQU√Č DEBEMOS CAMBIAR?

No es bien dif√≠cil sintetizar el mensaje de Jes√ļs: Dios no es un ser indiferente y distante, que se desplaza en tu planeta, entusiasmado solo en tu honor y tus derechos. Es alguien que busca lo destacado para todos. Su fuerza salvadora act√ļa en las profundidades de la vida. Solo desea la colaboraci√≥n de sus criaturas para llevar al planeta a su plenitud: ‚ÄúEl reino de Dios est√° cerca. Cambiar¬Ľ.

Pero ¬Ņqu√© es lo que significa ayudar en el emprendimiento de Dios, qu√© hay que cambiar? Los que observan la ley de Dios. Eso no les preocupa. Jes√ļs se dirige a todos, pues todos tienen que estudiar a accionar de forma diferente. Su prop√≥sito no es que Israel viva una religi√≥n mucho m√°s leal a Dios, sino sus fieles introduzcan una exclusiva activa en el planeta: una que responda al emprendimiento de Dios. Incluye: Lectura de la Biblia, Oraci√≥n y asiste para los necesitados

¬ęTodos somos pecadores. Dej√©monos editar por la clemencia de Dios¬Ľ Papa Francisco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *