Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© dice Proverbios 10 22

Qué dice Proverbios 10 22

22 La bendici√≥n de Jehov√° es lo que enriquece, y no a√Īade tristeza con ella. 23 Realizar el mal es como diversi√≥n para un necio, pero el hombre de comprensi√≥n tiene sabidur√≠a.

(Proverbios diez:22; Deuteronomio 28:1-6)

INTRODUCCI√ďN: En ciertos de nuestros pa√≠ses hay una pr√°ctica muy sana donde los progenitores ense√Īan a sus hijos a soliciar una bendici√≥n. Este f√°cil acto crea v√≠nculos cari√Īosos e inclusive espirituales en los peque√Īos. Varios peque√Īos no sal√≠an de casa sin soliciar una bendici√≥n. El hijo que medr√≥ en ese √°mbito piensa que la bendici√≥n tiene una suerte de cobertura de seguridad popular para todo el d√≠a. Al regresar a casa, volver√° a llevar a cabo lo mismo, como agradeciendo a sus progenitores por su protecci√≥n en esta ocasi√≥n. El hijo piensa que esta declaraci√≥n tiene una suerte de ‚Äúunci√≥n divina‚ÄĚ que lo cubrir√° siempre y en todo momento. Evidentemente, la fuerza de la pr√°ctica quiere decir que varios progenitores perdieron la noci√≥n de lo que hacen. La otra bendici√≥n es la que acostumbramos a ofrecer los fieles en el momento en que nos observamos o nos despedimos. Al decir ¬ębendiciones¬Ľ o ¬ęDios te bendiga¬Ľ nos encontramos deseando que se realice un favor muy particular a quien saludamos. Hacemos lo mismo en el momento en que escribimos una carta o un correo. Ciertos de nosotros no afirmar√≠amos adi√≥s sin dar esa bendici√≥n. En la situacion de la iglesia, es habitual desearnos una bendici√≥n. En verdad, los pastores tendemos a ofrecer nuestras bendiciones a las familias y hermanos que forman la iglesia. Al llevarlo a cabo, expresamos a el resto nuestros mucho m√°s profundos deseos de que toda la asistencia del cielo est√© con la persona. Naturalmente, esta bendici√≥n no debe hacerse de forma mec√°nica, como un f√°cil saludo pues estoy de paso. Por otra parte, debemos estar advertidos por el hecho de que hay bendiciones que surgen de determinados hechizos m√°gicos, de fuentes espirituales escondes, que depauperan. Bastante gente llevan maldiciones sin saberlo pues ahora recibieron una ¬ębendici√≥n¬Ľ de semejantes sitios. Conque fuimos llamados a ser herederos de bendici√≥n; pero ¬Ņqu√© g√©nero de bendici√≥n? Considera la bendici√≥n que enriquece.

no es solo por las finanzas

Asimismo podr√≠amos tomar este vers√≠culo por la riqueza espiritual o por la fortaleza y calma que el Se√Īor da a sus santurrones en determinados instantes de confusi√≥n en los que cualquier persona se pierde de forma f√°cil.

Como cuenta la escritura en Isa√≠as 26:3 T√ļ guardar√°s en especial paz a aquel cuyo pensamiento en ti persiste, por el hecho de que en ti ha confiado.

Reflexión sobre Proverbios diez

En ocasiones nos cuesta comprender de qu√© manera varias personas que act√ļan sin tener en consideraci√≥n la Palabra de Dios semejan tener tanto √©xito. ¬ŅSon la gente triunfantes aquellas que trabajan con ambici√≥n desaforada y ego√≠smo?

Las Sagradas Escrituras prueban reiteradamente de qu√© manera el √©xito que un individuo puede lograr realizando el mal es ef√≠mero y fr√°gil. Varios de los que de esta manera lo consiguen, juntando enormes fortunas y viviendo sin ejercer la caridad y sin continuar el sendero del Se√Īor, confiesan que son infelices y que preferir√≠an no haber llegado a tal nivel de popularidad y riqueza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *