Saltar al contenido

Qué es el humor inteligente

En el momento en que se charla de humor capaz, los expertos mencionan exactamente a la aptitud de usar un preciso hecho humor√≠stico en instantes espec√≠ficos, en dependencia de las distintas vivencias que tenga el ni√Īo, especialmente cuando tiene mucho m√°s bases de conocimiento en las que fundamentarse para tomar las resoluciones. la multitud se r√≠e

El sentido del humor no posee l√≠mites f√≠sicos, pero no se cultiva del mismo modo en el mundo entero, como apunt√≥ el humorista canadiense Stephen Leacock el 26 de febrero de 1939 en la gaceta New York Times: ‚ÄúD√©jenme o√≠r los rechistes de un pa√≠s y les afirmar√© de qu√© manera es su gente, de qu√© manera son y qu√© pasar√° con ellos‚ÄĚ. Dir√≠ase que en el humor hay l√≠neas rojas, l√≠mites geogr√°ficos y sentimentales que no tenemos la posibilidad de traspasar, cosas de las que no tenemos la posibilidad de burlarnos por temor a ser vistos como indiferentes. Decir o sea no decir nada: si no hay un convenio universal sobre d√≥nde se encuentra esa l√≠nea, entonces alguno puede ofenderse con una broma diciendo sencillamente que se ha cruzado la l√≠nea. Y entonces, amigos, estar√≠amos poniendo bajo riesgo entre las armas mucho m√°s capaces del humano: su sentido del humor. Censurar√≠amos la aptitud de re√≠rnos de todo e inclusive de nuestra sombra pues un conjunto de individuos afirma que no le agrada o se siente insultado. Un homenaje exageradamente oneroso, como vais a ver ahora.

Si eres imb√©cil, mejor no te insulto Vas a pensar: est√° bien, pero hay insultos directos a personas o conjuntos que nos tienen la posibilidad de parecer universalmente escandalosos. En verdad, la pura vida de la risa podr√≠a ser una manera de probar nuestra superioridad sobre aquel a quien se la ofrecemos, como teoriz√≥ Plat√≥n en el a√Īo 400 a.C. en su c√©lebre art√≠culo La Rep√ļblica. Plat√≥n, por consiguiente, defend√≠a la risa y desalentaba a la multitud a conocer comedias. Los insultos y las difamaciones entran ahora en el tempestuoso campo de las reglas jur√≠dicas. Pero aun con un insulto directo, las cosas no est√°n visibles: es muy simple esconder las secuelas, por servirnos de un ejemplo, usando la iron√≠a. Si llamamos a cualquier chaval Einstein, podr√≠amos estar encomiando o insultando, en dependencia del contexto. Y las sutilezas de determinados insultos tienen la posibilidad de llegar a escenarios en los que el insultado no puede contestar para no quedar expuesto. Si la cuesti√≥n se disminuye a la prohibici√≥n de prometer, por servirnos de un ejemplo, hay mil maneras de continuar insultando, por el hecho de que el insulto solo es dependiente de las pretenciones, no de las expresiones (¬Ņqui√©n no ha insultado a un familiar de manera amistosa?). Como si no fuera sufisciente, dado que un chiste sea ofensivo para alguien no quiere decir que sea ofensivo para todos, y bastante menos que no tenga felicidad: lo √ļnico que revela es el term√≥metro √©tica o la elegancia de la piel del participante de la manifestaci√≥n. . En otras expresiones, el humor es una enorme herramienta bidireccional para entender a el resto y asimismo ense√Īar de qu√© manera somos al resto de todo el mundo. Pr√°cticamente una carta de presentaci√≥n de nuestra forma de ver las cosas y de lo aguda que es nuestra sabidur√≠a. En verdad, el buf√≥n de la corte no solo se ocupaba de ridiculizar al intocable como una manera de criticarlo: el humor dejaba el avance popular por el hecho de que convert√≠a lo inadmisible, lo inmoral o lo injusto no tanto en algo pecaminoso como en algo absurdo. Como duelos o Guerra Patri√≥tica. Como redacta Ken Goffman en su libro Counterculture Through the Ages:

Anticipation: diez Ways to Be More Fun

En este momento conoces los argumentos del humor:

  • gratis
  • Comienza con lo que te hace re√≠r
  • Adiestra tu imaginaci√≥n a fin de que brote espont√°neamente
  • No te exijas bastante

Lisa Lampanelli

Varios están en concordancia en que Lisa Lampanelli debería educar a ser divertida, pero eso quizás le quita magia y como no es la manera mucho más capaz… comediantes de renombre en este rubro.

Lisa pasó del periodismo a la comedia, sabía que su historia no se encontraba tras un escritorio, sino más bien en el ámbito, ¡y llevaba razón! Adiestró en Boston College y Syracuse University.

10 comentarios en ¬ęQu√© es el humor inteligente¬Ľ

  1. ¬ŅQu√© es lo m√°s divertido que te ha hecho re√≠r hasta las l√°grimas? ¬ŅHumor inteligente o chistes tontos? ūüĎÄūü§Ē #DebateHumor√≠stico

    1. Totalmente de acuerdo contigo. A veces necesitamos dejar de lado la seriedad y simplemente re√≠rnos de tonter√≠as. El humor absurdo tambi√©n tiene su encanto y nos ayuda a desconectar un poco. ¬°A disfrutar de la diversi√≥n sin complicaciones! ūü§£ūüéČ

    1. ¬°Claro, porque todos sabemos que solo los genios entienden el humor inteligente! Aunque tal vez algunos simplemente no lo encuentren gracioso. ¬ŅY si dejamos de lado la superioridad intelectual y simplemente disfrutamos de un buen chiste? ¬°No hace falta ser un genio para re√≠rse!

  2. ¬°Vaya, qu√© interesante art√≠culo! Nunca hab√≠a considerado el humor inteligente como una forma de anticipaci√≥n. ¬ŅAlguien m√°s lo hab√≠a pensado?

  3. ¬°Me encanta el humor inteligente! ¬ŅQui√©n m√°s est√° listo para ser m√°s divertido? ūüíÉūü§£ #Anticipation #LisaLampanelli

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *