Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© es lo bueno del chisme

Qué es lo bueno del chisme

El estudio afirma que es bueno chismear, singularmente si el tema es el mal accionar de un individuo. Los estudiosos han encontrado 2 virtudes básicas en llevar a cabo comentarios en casos como este: asiste para sostener el orden popular y relaja la tensión inquieta o el agobio.

¬ęNo me agrada el chisme, pero me divierte¬Ľ es la oraci√≥n habitual que utilizamos para justificar que somos chismosos y nos atrae, en el m√°s destacable sentido. Las mujeres son llamadas chismosas, si bien asimismo se conoce que los hombres lo son. La diferencia radica en que ellos no llaman a eso que hacen ‚Äúchimentos‚ÄĚ; Lo llaman redes. El chisme tiene una connotaci√≥n negativa por el hecho de que de manera frecuente se emplea para herir a la gente. No obstante, a nivel cient√≠fico comentando, sin chimentos, la sociedad habr√≠a desaparecido.

La palabra ‚Äúchisme‚ÄĚ procede del lat√≠n schisma, que significa ‚Äúseparaci√≥n‚ÄĚ, pero en ingl√©s viejo, su semejante chisme procede de la palabra godsibb o ‚Äúdioses hermanos‚ÄĚ. En el siglo XVIII significaba ¬ępersonas vinculadas en Dios¬Ľ o esos que son nuestros padrinos. La palabra chisme se acu√Ī√≥ para referirse a las di√°logos √≠ntimas de la gente con sus amigos y socios mucho m√°s pr√≥ximos. Esto inclu√≠a a hombres que sal√≠an a tomar con sus amigos e inclusive mujeres que asist√≠an a otros a lo largo del parto. Interesante verdad? Otro concepto que se le asigna a esta palabra en ingl√©s es ¬ęto be friends with¬Ľ.

El ensayo

Para el ensayo, que tenía como propósito valorar los efectos del chisme sobre las hormonas oxitocina y cortisol (similares con el metabolismo y el incremento de la glucosa en sangre), los estudiosos escogieron a 22 alumnos, que fueron asignó tres diálogos: una con chimentos, una neutra y otra sin chimentos pero sensible.

El resultado fue que en los tres niveles los escenarios de cortisol cayeron, pero en la charla de chimentos los escenarios de oxitocina aumentaron. ‚ÄúNuestros descubrimientos proponen que la oxitocina puede representar un correlato hormonal potencial del accionar de cotilleo‚ÄĚ, ense√Īa el estudio anunciado en el Per√≠odico Oficial de la Sociedad En todo el mundo de Psiconeuroendocrinolog√≠a (ISPNE).

¬ŅPor qu√© raz√≥n nos resultan de inter√©s las celebridades?

Los humanos nos encontramos programados para estar preocupados por la vida de la gente que son amigos, contrincantes o familiares. Los estudiosos llaman a estas personas ¬ęsocialmente esenciales¬Ľ. Pero, ¬Ņpor qu√© raz√≥n nos preocupamos por personas reconocidas que jam√°s conocimos?

¬ęLo que sucede es que nuestros cerebros cavern√≠colas no est√°n pertrechados para lidiar con esto (la comunicaci√≥n actualizada). En ese entonces, si sab√≠as bastante sobre alguien, por definici√≥n, era socialmente esencial para ti¬Ľ, ha dicho McAndrew. .

Hay chimentos buenos y chimentos pésimos

La ciencia recomienda que nuestros cerebros se impulsan del mismo modo en el momento en que consumimos chimentos de celebridades que con otras ocupaciones agradables y percibir chimentos positivos sobre nosotros es gratificante y nos hace feliz.

Apuntan que hay gran diferencia entre el chisme que es positivo y el chisme que unicamente se hace para eliminar a otra gente, en tal caso no contribuye nada ni a la persona implicada ni a la sociedad en su grupo. .

La buena

A los 5 a√Īos ahora somos chismosas experimentadas. Y pese a la mala reputaci√≥n de los chimentos, solo el 3-4% son maliciosos. E inclusive esta porci√≥n puede juntar a la gente. Estudiosos de la Facultad de Texas y la Facultad de Oklahoma se dieron cuenta que si 2 personas distribuyen pensamientos malos sobre una tercera persona, probablemente se sientan mucho m√°s unidos que si los dos se sintiesen bien con esa persona.

Los chimentos asimismo tienen la posibilidad de hacernos mejores personas, cuando menos eso es lo que comunica un equipo de estudiosos holandeses que descubrió que oír chimentos sobre otros hacía que los sujetos de investigación fuesen mucho más reflexivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *