Saltar al contenido
Inicio » Qué es un bajón emocional

Qué es un bajón emocional

Cansancio o pérdida de energía. Sentimientos de inutilidad o culpa. Disminución de la aptitud para meditar, concentrarse o indecisión. Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida o intento de suicidio.

Hay instantes en que la tristeza, la desmotivación y el desánimo nos frena. Son días de retracción, días en los que nos desmoronamos y en los que no debe haber vivido nada grave a fin de que este estado sensible se manifieste. Sin ser serio, probablemente halla o no una razón clara. Componentes hormonales, ciertos fármacos, cambios de tiempo, componentes fisiológicos. No hablamos de depresión; se habla mucho más bien de una sucesión de sentimientos puntuales de debilidad y vacío en frente de los que garantizamos los próximos consejos:

  • Aceptación pero no resignación

Otras caracteristicas a tomar en consideración

)

Es primordial que no te juzgues ni seas duro contigo. No debes dejar de sentirte triste si hay una razón para esto. Lo que puedes llevar a cabo es poner un límite a ese estado anímico. Combatir una recesión no significa erradicarla, sino más bien delimitarla y también evitar su desarrollo.

Otra medida eficiente para lidiar con el mal humor es ponerse en modo de «precaución personal». Eso significa mimarse, comer algo que disfrute, o dedicar tiempo a realizar algo que lo reconforte, o en cualquier caso, llevar a cabo algo que lo realice sentir bien. De la misma forma, trata de meditar en todas y cada una las razones por las cuales tienes suerte.

¿Cuáles son las especificaciones de una crisis sensible?

  • Tristeza incesante.
  • Falta de proyectos personales.
  • Desequilibrio en varias o todas y cada una de las áreas de tu vida.
  • Frustración.
  • Agotamiento físico y psíquico.
  • Procrastinación.
  • Pensamientos de insuficiencia.
  • Baja autovaloración.

Estos no son síntomas tal y como si de una patología se tratase, únicamente una guía de experiencias y pensamientos que puedes presenciar en una crisis sensible.

¿Cuándo charlamos de depresión?

No obstante, en la depresión, estas malas intenciones se vuelven omnipresentes, tienen una intensidad alta y complican la vida día tras día (familiar, popular, laboral, escolar, deportiva…). Quienes sufren depresión no están tristes, están tristes, pero es una tristeza cualitativa y cuantitativamente diferente, que les limita y también inhabilita en su desempeño. Es desproporcionado. Si bien asimismo hay situaciones en los que este síntoma no actúa y prevalecen otros como la apatía y la desgana. Sí, has leído bien, asimismo hay depresiones sin tristeza.

De todas maneras, la depresión es una patología complicada con una extensa variedad de síntomas, entre ellos cariñosos (tristeza, ansiedad, irritabilidad, mal humor, desesperanza…), cognitivos (adversidades de atención y concentración, memoria, resolución- elaboración y planificación, etcétera.) y físicos (fatiga, cambios de apetito y peso, modificaciones del sueño, problemas, inconvenientes estomacales…). Estos síntomas están presentes prácticamente a lo largo de todo el día y tienen un encontronazo importante en la vida día tras día.

¿Es habitual sentirse mal recientemente?

Naturalmente. En los últimos meses hemos vivido varios cambios para los que no estábamos preparados. Vivimos una “pandemia”, muchas personas pasa por un ERTE, la indecisión de qué pasará con mi trabajo, el luto de un familiar, la carencia de independencia física y popular, etcétera.

Indudablemente, pienso que sentir un día o días de depresión sensible es lo mucho más habitual y adaptativo viable, en tanto que debemos habituarnos a una exclusiva situación, una exclusiva forma de vida, prácticas y hábitos. irreconocible hasta la actualidad, debemos ofrecernos un tiempo para habituarnos a esta situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *