Saltar al contenido
Inicio » Qué hacer después de la primera noche juntos

Qué hacer después de la primera noche juntos

La luz tenue, la buena música, una botella de vino o algún juego hot y entretenido tienen la posibilidad de ser realmente útiles, recordando siempre y en todo momento la distinción y el buen gusto. La primera cita no es el más destacable instante para probar tus entendimientos sexuales y evaluar todas y cada una de las posiciones del Kamasutra.

En el momento en que un cachorro llega a casa, precisa examinar su nuevo espacio y acostumbrarse a su novedosa familia.

La primera oportunidad que te acuestas con alguien es enternecedora, pero asimismo existe la oportunidad de accidentes. Eso es lo que es necesario para ti entender.

Proceder a la cama con alguien nuevo siempre y en todo momento es una experiencia enternecedora. Jamás sabes verdaderamente lo que pasará. En ciertos casos, te sorprenderá que la caballerosa dama o caballero se transforme en un auténtico fenómeno entre las sábanas.

Todos tuvimos excelentes y malísimas vivencias la primera noche. ¡Pero ciertas de estas horripilantes historias de primerizos tampoco tienen por qué razón pasarte a ti! En verdad, hay varias cosas que puedes realizar para eludir una primera oportunidad horrible con alguien que verdaderamente disfrutas.

Por la mañana siguiente del sexo, ¿qué realizar?

1. Espacio escencial: Soy una mujer peculiar. En el momento en que termino de tener sexo, y hasta la mañana siguiente, deseo mi espacio, soy de aquellas personas que tienen sexo y me levanto desviste a asomarme al balcón por el hecho de que deseo gozar de algo de privacidad. La mayor parte de las chicas son todo lo opuesto. Desean cariño, modo “lapa” habilitado y “mímame, estoy postorgásmica y necesito contacto”. La mañana siguiente para bastantes de nosotros es: «Abrázame, cuéntame cosas, háblame». Los hombres tienen la posibilidad de sentirse verdaderamente apabullados si te acurrucas con ellos en cama y empiezas a contarles sobre tu vida tan rápido como te despiertas. Una gran idea es mandar un mensaje corporal positivo: míralo, enfoca tu cuerpo en él, empieza a rozarte de casualidad mientras que interactúas… Pero no invadas su perímetro de seguridad. Dile lo bueno que estuvo ayer de noche y basado en su reacción (¡Oye! Quizás es él quien te abraza y te ofrece un ataque de canelones, todo es viable) responde. Ya conoces que si bien les choca el cariño, tienen una fobia inconsciente al deber que les cuesta asumir. Dales tiempo para superarlo.

2. El hábitat natural: Si andas en el hogar y él es el extraño, las cosas son menos complejas, salvo que vivas en un basurero o poseas el síndrome de Diógenes, los hombres por lo general son bastante menos rigurosos si dejaste platos sucios en la cocina. Si andas en su casa, en cambio, hay múltiples opciones: Que su casa sea de una gaceta de diseño de interiores (improbable), que sea una vivienda habitual con un orden aceptable (habitual), o que sea un caos con un fallecido. cuerpo pizza en el medio de la habitación. En el peor caso, deberemos distinguir entre si él ahora puede aguardar que finalices allí, en tal caso ahora tienes que estimar en lo que te andas metiendo, o si fue un celo fortuito, en tal caso siempre y en todo momento puedes dale el beneficio de la duda: todos poseemos un mal día y no disponemos ganas de poner nuestra casa en orden. Más que nada, no comiences a llevar a cabo comentarios como la madre, son bastantes y reculan. 3. ¡Y yo con ese pelo! : No, no vas a ser tan hermosa como la noche previo. Pero seriamente, ¿qué te verá que aún no te vió? ¿Te marchas a alzar de la cama tirando de la sábana hasta la barbilla? Ni tus rodillas son horripilantes ni tienes los tobillos gorditos. Como te he dicho mil ocasiones, siéntete hot y de este modo te van a ver. No posee mucho más. Si tienes complejo con la respiración, o algo de esta forma, siempre y en todo momento hay trucos. Puedes dejar un vaso de agua en la mesa o una caja de dulces; P Si te preocupa el maquillaje descuidado, coloca toallitas desmaquillantes en tu cajón y ponte una bajo los ojos para eludir parecer la novia cadáver. Si bien ninguna de estas cosas es tan primordial como tener una bella sonrisa de buenos días. 4. ¿Desayunar o no desayunar?: Esa es la cuestión. Y no solo eso, ¿qué desayunar? Es verdad que en general poseemos un refrigerador un tanto mucho más abastecido que los hombres solteros por norma general. Si disfrutas el chaval, siempre y en todo momento te sugiero que le ofrezcas el desayuno y no lo invites a salir. Pero como no tienes que ofrecer la impresión de obligarlo a quedarse, mi iniciativa es: «Tengo apetito, haré café, ¿te puedo elaborar algo para desayunar?» Le andas diciendo que deseas que se quede, pero él tiene la última palabra. 5. ¡Horror! ¿Quién eres y dónde se encuentra el chaval de ayer?: Si a la luz del día te percatas de que no era lo que aguardabas o sencillamente que no aguardabas nada y solo deseabas entretenerte un tanto, no te hagas falsas ilusiones. Si andas en su casa, déjale claro lo bien que te lo pasaste ayer por la noche pero que en este momento no buscas nada y vete cuanto antes (¡olvídate del desayuno!). Si está en tu casa, ¡uy amigo! Dile precisamente lo mismo que en el otro caso y añade que tienes bastante trabajo, o «¿Tienes sendero a casa o debo soliciar un taxi?» Siempre y en todo momento con toda la amabilidad de todo el mundo. En el final del día, trátelo como le agradaría ser tratado en un caso afín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *