Saltar al contenido
Inicio » Qué hacer para ser más fuerte y no llorar

Qué hacer para ser más fuerte y no llorar

Observemos ahora ciertos pasos para conseguirlo. Autoconocimiento: 20 minutos de reflexión personal cada día. Admite las malas intenciones. Comprende que los óbices no son muros, son retos. En vez de la atención del resto, pide respeto. Recuerda, el cambio es una parte de la vida. Aprende a ser complacido. ¿Mas cosas? ?

¿Qué realizar en el momento en que un individuo es muy sensible?

Por experiencia te puedo mencionar que si eres un individuo muy sensible, tienes que proteger algunos puntos de ti para eludir el padecimiento.

Pues es imposible ir por la vida con el corazón descubierto, por el hecho de que “ahí fuera” hay gente que no comprende de sensibilidad.

¿Qué llevar a cabo si andas triste?

  1. Llora si tienes ganas. La tristeza es una emoción como cualquier otra y tiene su función. Tienes derecho a sentirte triste y plañir si lo precisas. No es moco de pavo entender qué realizar en el momento en que andas triste.
  2. Admite tu instante y date un respiro. Está bien, en ocasiones la manera más óptima de cambiar algo es admitirlo y dejar de combatir contra ello. No requerimos sentirnos contentos inmediatamente, cada desarrollo transporta su tiempo.
  3. No juzgues lo que sientes. El juicio que hacemos sobre nuestros sentimientos crea mayor malestar: “lo que debo sentir, lo que van a pensar el resto, lo que pienso que soy por sentirme de esta manera…”. Estar triste no nos afectaría tanto si no pensáramos que afirma algo sobre nosotros y nos aferráramos a ello; tenemos la posibilidad de verlo como una emoción que, como cualquier otra, en relación llega, se marcha.
  4. No te aísles. La inclinación a aislarnos ayuda a que nos sintamos aún peor en el momento en que nos encontramos tristes. Más allá de que es verdad que hay instantes en los que requerimos estar solos, comunicar instantes con otra gente nos distrae, nos hace meditar en otras cosas para no continuar nutriendo el sentimiento negativo.
  5. Háblalo, compártelo. En el momento en que estamos tristes no debemos pasar solos; Si lo procura, descubrirá que charlar de algo o desquitarse puede ser verdaderamente liberador. Siempre y en todo momento vamos a encontrar por lo menos UNA persona preparada para escucharnos: un amigo, un familiar, un popular, un profesional… ¡Hasta un períodico puede ser realmente útil!
  6. Tómate tu tiempo, ¿qué deseas llevar a cabo? A priori la contestación puede ser “nada”, la apatía se apropia de nuestro poder de resolución. Si esto sigue en el tiempo, detente y piensa con tranquilidad, ¿andas seguro de que algo no te viene a la cabeza? Las pequeñas cosas llenan nuestro día a día: un baño ardiente, una película, salir a caminar, charlar con un amigo, elaborar nuestro plato preferido, apuntarnos a una actividad… esta clase de ocupaciones nos asisten a sentirnos menos tristes.
  7. Protege tu fachada y también higiene personal. Dúchate, vístete y protege tu higiene personal. Prestar atención a algo tan básico es primordial, es cuidarnos a nosotros: si hay un individuo que no puede olvidarte, eres tú mismo. Además de esto, verse bien es aporta un beneficio para nuestro estado anímico.
  8. Sal a la calle. Si pasamos todo el día en nuestra burbuja, la atmósfera ocasionalmente se volverá desganada. Hay mucho más oxígeno ahí fuera, ¡sal ahí fuera y respira!
  9. Entablar una rutina. Esto nos transporta a ordenar nuestro día a día y no abandonarnos en la tristeza y la soledad.
  10. Ejerce deportes. Hacer deporte, aparte de asistirnos a desconectar y dejar en libertad conmuevas, provoca que generemos una secuencia de hormonas que nos asisten a sostener un estado anímico positivo en frente de la tristeza y la soledad.
  11. Concéntrate en el presente. “Lo hecho, hecho está”, semeja simple de decir pero no tenemos la posibilidad de regresar atrás para recobrar el tiempo o cambiar el pasado. No obstante, tenemos la posibilidad de centrar nuestra atención y esfuerzo en el ‘el día de hoy’, para explotar el tiempo y cambiar el futuro. Es esencial tener esto presente para batallar la soledad.
  12. Márcate pequeñas misiones cotidianas o por semana para batallar la tristeza y la soledad. Esto causa que nos centremos en otros temas y prestemos menos atención a eso que nos preocupa. Basta de pequeños hechos reconfortantes, Roma no se edificó en un día. Comprobar y ver que los logramos anima y impulsa.
  13. Busca asistencia técnica. En el momento en que nos encontramos tristes, no tenemos la posibilidad de recuperarnos confiando solo en nuestro ambiente, pero eso no quiere decir que no haya salida. Tal como vamos al médico en el momento en que nos duelen los pies, ¿por qué razón no asistir al sicólogo en el momento en que nos duele el corazón?

Admitir los descalabros

Naturalmente, no tenemos la posibilidad de supervisarlo todo y confundirse asimismo forma una parte del estudio. Seguramente te suena el dicho “quien no expone no gana” y podríamos añadir “quien no se confunde, no avanza”.

Si no andas presto a fallar, no lograras ser emotivamente fuerte. Admite las críticas edificantes, no dejes que los imprevisibles te dominen y ten en cuenta que siempre y en todo momento es viable conseguir buena parte de todo lo malo que pasa. Tienes que evaluar y evaluar frecuentemente hasta el momento en que el resultado sea el que quieres. Tienes que dejarte confundirte.

La persona que amas no es impecable

¡No lo olvides! En los procesos de desafío por una separación cariñosa, es común idolatrar a la otra persona, con independencia de quién haya tomado la resolución. Siempre y en todo momento va a haber un instante en el que vamos a pensar que nuestro ex- es inusual y fantástico y que jamás vamos a encontrar a absolutamente nadie mucho más como él. Y eso nos transporta habitualmente, como podéis imaginar, a dar de comer el sentimiento de culpa.

Tienes que rememorar que todos estos son pensamientos totalmente irracionales resultantes de la depresión cariñosa. Ni tu pareja es un ser de perfección intachable ni tú eres el peor humano sobre la faz de la tierra. Ustedes 2 o los dos fueron espectaculares o fabulosos en un instante y cometieron fallos en otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *