Saltar al contenido
Inicio » Qué palabras nunca llevan tilde

Qué palabras nunca llevan tilde

Expresiones como «guion», «truhan», «fie», «liais», etcétera., se escriben sin tildes. Para utilizar adecuadamente las reglas de acentuación gráfica en castellano, es requisito saber antes la división de las expresiones en sílabas.

A varios les sorprenderá que dediquemos tiempo y espacio en este blog a tratar la cuestión planteada en el título del producto que estáis leyendo, en tanto que para un número notable de hispanohablantes dado que el pronombre ti no posee acento No obstante, la proporción de personas que con frecuencia cometen el fallo de añadir una tilde absolutamente superflua a esta palabra tampoco es pequeña; conque no está de sobra argumentar aquí, si bien mejores plumas que la mía lo hicieron antes, por qué razón esta voz corta jamás tiene un acento gráfico y, de paso, por qué razón tanta gente lo tiene.

Para iniciar, afirmemos que las expresiones monosílabas no se acentúan en castellano, en tanto que la función primordial de los acentos es señalar exactamente en qué sílaba recae el acento prosódico –o sea, qué sílaba pronunciamos con mucho más fuerza–, y es obvio que en una palabra monosilábica jamás vamos a tener esa duda. Pero… ¿verdaderamente los monosílabos jamás se escriben con acento? Yo no sería tan categórico. Evidentemente que hay voces de solo una sílaba que llevan acento; sin ir más allá, ubicamos entre los mucho más hermosos adverbios que dió a luz nuestro idioma: el fantástico adverbio sí.

Las reglas ortográficas básicas para los acentos tienen salvedades

Lista con expresiones que no tienen tilde (si bien pienses que la tienen)

Las reglas de acento son engañosamente sencillos : las expresiones agudas llevan acento si acaban en ‘n’, ‘s’ o vocal; los planos en el momento en que no acaban en ‘n’, ‘s’ o vocal o en las situaciones de hiato. En la situacion de las esdrújulas es aún mucho más simple, puesto que siempre y en todo momento se acentúan. Pero quien logró la regla logró la salvedad, y existen muchas salvedades en el planeta de la ortografía. De esta forma, tendemos a redactar mal ciertas expresiones, guiados por nuestra intuición.

«este», «aquilo», «aquilo»

No es extraño localizar estos pronombres demostrativos escritos con tildes, o sea, *⁠«este», *⁠«aquilo» , * ⁠»eso». La tilde está mal redactada, y la causa mucho más recurrente es una falsa analogía con los pronombres «este», «eso», «eso» y sus contrapartes femeninas (y plurales), que anteriormente tenían tildes diacríticas para distinguirlos de sus funcionalidades. adjetivos:

En la actualidad, la RAE desaconseja la utilización de la tilde en todos y cada uno de los demostrativos, con independencia de su función (pronombre o adjetivo) y contexto (con o sin peligro de ambigüedad).

Otros monosílabos (o no) con acento diacrítico (o no)

Puede ser monosílabo o bisílabo, según se pronuncie. Tiene acento en el momento en que se puede substituir por inmovil con un concepto temporal, reflexivo o intensivo: «Aún es a la noche», «Aún es mucho más costoso», «Aún me agrada mucho más». En el momento en que se puede reemplazar por par, asimismo, par, más allá de que se escriba sin acento: «Aun a ciegas, lo voy a guardar», «Te humillará hasta en el momento en que te vea en tus últimos instantes», «Aun de esta forma yo no te rindas”, “Si bien sé que no vas a venir, te espero».

Los monosílabos como, cuan, que y quien no llevan acento si son átonos ( «Cada uno de ellos se encarga de lo propio», «Se acuesta el tiempo que es necesario», «No me afirmes nada», «El que desee irse») y se lo llevan en el momento en que están tónicos («Ellos son mucho más tontos”, “De qué manera me abandonaste”, “No tengo nada que abonar”, “No sé quién se hará cargo”, con independencia de que vayan acompañados o no de un signo de exclamación o interrogación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *