Saltar al contenido

Qué pasa si una persona no recibe abrazos

Sin el cariño físico de alguien próximo, nuestro circuito neurológico se rompe y esto nos puede conducir no solo a la inestabilidad sensible, sino más bien más que nada a cambios de conducta. La ciencia asimismo demostró que el trueque sensorial de un abrazo puede hacer mas fuerte nuestro cuerpo.

  • La sepa de abrazos puede ayudar a la desaparición de las neuronas.

Oaxaca de Juárez, Oax. 14 de febrero de 2018. Al abrazar se segrega oxitocina (hormona relacionada con el exitación), se libera serotonina y dopamina (responsable del buen humor), lo que crea una interesante sensación de armonía y plenitud, una dosis de confort para el cuerpo y el alma

El abrazo es vida

El abrazo, el contacto afectivo, debe ser en concordancia y es requisito como reposar, comer, tomar agua, afirma Castillo, organizadora de la evaluación de la licenciatura en Neurociencias de la Capacitad de Medicina.

Abrazar es vida. Tal como las neuronas que “no se tocan” mueren, los humanos sin contacto afectivo corren un mayor peligro no solo de enfermarse sino más bien aun de fallecer. Por contra, añade Castillo, ciertos “pacientes a los que se les toca (afectivamente) se recobran mucho más veloz”.

Provecho de los abrazos

En ocasiones, un fácil ademán como un abrazo puede asistirnos a progresar nuestro estado anímico de manera inmediata. En el momento en que nos llega un abrazo, nuestro entendimiento segrega oxitocina y serotonina, que nos dan exitación y dismuyen nuestros escenarios de agobio.

Abrazar nos ofrece seguridad, tranquilidad, nos asiste a sentirnos en seguridad, provocando y creando nuevos nudos cariñosos.

¡Abraza a tus hijos!

El hombre precisa ofrecer y recibir abrazos regularmente, puesto que esto va a traer enormes provecho para su salud psicológica y sensible. Abrazar significa ofrecer y recibir seguridad, empatía, calma… y es el más destacable antídoto contra la ansiedad, el agobio, la angustia, la tristeza… para probar aprecio a el resto.

Nuestro ambiente

El día de hoy, mucho más que jamás, es requisito ver el ambiente para comprender quién está cerca nuestro, especialmente si hablamos de nuestra familia. La mujer, el marido, los hijos, los progenitores, todos generalmente precisan la seguridad del aprecio mediante una caricia que puede tomar múltiples formas físicas, como un beso, un abrazo, un apretón de manos, una palmada en el hombro o formas verbales. como saludos afables, halagos, ánimos como («¡de qué forma lo hiciste!», «¡tú puedes!», etcétera.). Frecuentemente una manifestación espontánea de aprecio puede diferenciarse entre la vida y la desaparición, la soledad y la alegría, el sentimiento de abandono o de compañerismo, etcétera. En nuestro planeta occidental, para estar comunicados, tendemos a usar los sentidos de “distancia” (vista y oído) mucho más que los de cercanía (tacto, gusto, olfato). En muchas situaciones, y en ciertas etnias, estos últimos se convirtieron en tabú. La civilización llegó a supervisar las maneras de contacto físico de tal modo que, desgraciadamente, frecuentemente las reducimos a formas violentas o sexuales. Se puede decir que entre la multitud «nos acariciamos poco».

En la niñez, por poner un ejemplo, en ocasiones lo que se restringe es exactamente lo que la maternidad contribuye mucho más satisfacción: balancear, balancear y abrazar a nuestro hijo.

8 comentarios en «Qué pasa si una persona no recibe abrazos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *