Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© significa el canto del Chaja

Qué significa el canto del Chaja

Es un ave vigilante, ahora la menor se√Īal de riesgo levanta el vuelo y chilla: ¬ę¬°Chaha!¬Ľ o ¬ęYaha¬Ľ. El nombre con el que lo distinguimos est√° tomado de ese grito. Vuela prominente en c√≠rculos y puede mantenerse en el aire a lo largo de bastante tiempo.

Paysand√ļ | Todo empez√≥ una ma√Īana en el momento en que el peque√Īo Juan, sentado en el piso de la sal√≥n de la vivienda, dispuso con entusiasmo los libros infantiles en el estante inferior de la biblioteca en riguroso orden de tama√Īo. Tuvieron bastante que realizar, hubo pr√°cticamente mil ejemplares. Felipe, su padre, que se caracteriz√≥ por su orden, se hab√≠a decidido por esta predisposici√≥n y dispuso los libros en los aparadores superiores de una escalera.

A dios gracias, Felipe por el momento no estornudaba por el polvo de los aparadores. El paro del transporte fue total, para Juan marcaba un feriado, no por el hecho de que faltara a la escuela, que le agradaba bastante, sino más bien pues era una ocasión a fin de que su familia almorzara junta. Su madre, Julieta, compartía los menesteres, paseaba con Pucho, un enorme perro salvaje.

El origen del mito chaj√°

Un d√≠a, seg√ļn el mito chaj√°, tres j√≥venes salieron a agarrar miel y padecieron una cat√°strofe. Cerca del pueblo, un jaguar o jaguar procuraba alguna presa. Desgraciadamente, el animal devor√≥ a entre los guaran√≠es. Como resultado, ahora absolutamente nadie deseaba salir a la selva, no para hallar comida.

Sin m√°s ni m√°s pre√°mbulos, el consejo de jubilados convoc√≥ a los j√≥venes mucho m√°s fuertes para matar a la bestia. Lamentablemente, solo apareci√≥ un ni√Īo. Sali√≥ solo, pero fue devorado por el gato sediento de sangre. Desde ese momento ahora absolutamente nadie logr√≥ caso a los llamados del consejo

Reproducción

En referencia a la reproducción de El Chaja, resaltamos su cualidad de ser un ave monógama, escoge su pareja y esta es para toda la existencia. Tienen un cortejo que dura precisamente 3 semanas, en el cortejo tanto el macho como la hembra se acicalan ellos mismos, acomodando con sus picos las plumas de la cabeza y el cuello.

Tras seleccionar pareja y ingresar en el periodo de tiempo reproductivo, si bien no hay una temporada concreta para reproducirse, los estudios y visualizaciones apuntan los meses de septiembre, octubre y noviembre como los mucho m√°s reproductivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *