Saltar al contenido

Qu茅 sospechaba Freud

Freud (1856-1939) critica la falsa conciencia racional. Establece la relaci贸n entre el hombre y la raz贸n y afirma que la mayor铆a de la psique humana es irracional y se apoya en impulsos inconscientes de los que no sabemos, pero que administran y rigen nuestra vida y nuestro accionar.

A lo largo de bastante tiempo he reconocido como el feminismo como una 鈥渉ermen茅utica de la sospecha鈥. El t茅rmino procede del pensador franc茅s Paul Ricoeur, para quien esta herm茅n茅utica de la sopa ser铆a el g茅nero de filosof铆a de tres pensadores que calific贸 de 芦profesores de la sospecha禄: Friedrich Nietzsche, Karl Marx y Sigmund Freud.

Marx escribi贸 sobre la falsa conciencia enmascarada por los intereses de tipo econ贸mico y, en lo que se refiere a los derechos humanos, denunci贸 que estos, si bien deseaban pasar por universales, encubr铆an los intereses materiales de un favorecido: el burgu茅s. La hermosa y complicada prosa de Nietzsche viraba en torno al resentimiento de los enclenques, y su filosof铆a no puede comprenderse sin suponer lo que podr铆a estar en la ra铆z de la 茅tica si fu茅semos suficientemente fuertes para llegar a la 煤ltima cubierta de su genealog铆a. Freud, por su lado, sospech贸 que, de todos modos, no entendemos realmente bien las razones por las cuales actuamos como lo hacemos, por las que deseamos lo que deseamos, y dedic贸 su investigaci贸n a la opresi贸n del inconsciente

Bibliograf铆a

Acanda, J.L. (1998). La confluencia que fracas贸: psicoan谩lisis y bolchevismo. Gaceta Temas, n潞 14, p谩gs. 107-120.

Eagleton, T. (1997). Ideolog铆a. Una introducci贸n. Buenos Aires: Editorial Paid贸s.

Los primeros trastornos graves

Las im谩genes mucho m谩s populares detallan a Freud con un cigarrillo en la mano. De hecho, fumaba mientras que escrib铆a, fumaba mientras que examinaba a sus pacientes, aun fumaba a lo largo de sus paseos diarios.

Seg煤n afirmaciones de familiares y populares, fumaba precisamente 20 cigarrillos cada d铆a. Como entendemos por su per铆odico, fumaba al despertar y daba la 煤ltima calada al acostarse.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *