Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qui√©n controla la tristeza

Quién controla la tristeza

Tristeza Se asocia a un incremento de actividad en el lóbulo occipital derecho, ínsula izquierda, tálamo izquierdo, amígdala y también hipocampo. El hipocampo está poderosamente relacionado a la memoria y tiene sentido que la conciencia de determinados recuerdos se asocie con el sentimiento de tristeza.

El día de hoy deseamos charlar y reforzar en la administración sensible, parte y ingrediente primordial de la Sabiduría Sensible, y de qué manera tenemos la posibilidad de ponerla en práctica con relación a la emoción concreta de la tristeza.

Sobre las conmuevas b√°sicas, Dafne Catalu√Īa, creadora del IEPP, ahora escribi√≥ un producto enumer√°ndolas una a una. Aqu√≠ lo tienes ahora.

En sue√Īos

Seg√ļn la filosof√≠a budista, la negaci√≥n del cambio incesante y la impermanencia lleva a nuestra neurosis y padecimiento. Por consiguiente, la clave para transformarse en Buda es admitir la impermanencia como el sello propio de la presencia.

En ocasiones la impermanencia es una separaci√≥n extremista. En otras ocasiones es solo un cambio sutil que no apreciamos, el g√©nero de cambio que experimentamos cientos de ocasiones cada d√≠a. Esta serie de cambios, de un d√≠a a otro, de una estaci√≥n a otra, de una vida a otra, forma la experiencia liminal del ser que detalla acertadamente el budismo. Por liminal deseo decir que est√° entre 2 estados, que est√° siempre y en todo momento en transici√≥n, al√©n del alcance de la l√≥gica y el control, al√©n de los confines de las escrituras de nuestra cultura y las camisas de fuerza de nuestros conceptos. En el budismo Vajrayana, entre los campos de entrenamiento para integrar este planeta din√°mico est√° en nuestros sue√Īos.

¬ŅQu√© realizar si andas triste?

  1. Llora si tienes ganas. La tristeza es una emoci√≥n como cualquier otra y tiene su funci√≥n. Tienes derecho a sentirte triste y pla√Īir si lo precisas. No es moco de pavo comprender qu√© realizar en el momento en que andas triste.
  2. Admite tu instante y date un respiro. Está bien, en ocasiones la manera más óptima de cambiar algo es admitirlo y dejar de combatir contra ello. No requerimos sentirnos contentos inmediatamente, cada desarrollo transporta su tiempo.
  3. No juzgues lo que sientes. El juicio que hacemos sobre nuestros sentimientos crea mayor malestar: ‚Äúlo que debo sentir, lo que van a pensar el resto, lo que pienso que soy por sentirme de esta forma‚Ķ‚ÄĚ. Estar triste no nos afectar√≠a tanto si no pens√°ramos que afirma algo sobre nosotros y nos aferr√°ramos a ello; tenemos la posibilidad de verlo como una emoci√≥n que, como cualquier otra, en relaci√≥n llega, se marcha.
  4. No te a√≠sles. La inclinaci√≥n a aislarnos ayuda a que nos sintamos a√ļn peor en el momento en que nos encontramos tristes. M√°s all√° de que es verdad que hay instantes en los que requerimos estar solos, comunicar instantes con otra gente nos distrae, nos hace meditar en otras cosas para no proseguir nutriendo el sentimiento negativo.
  5. H√°blalo, comp√°rtelo. En el momento en que estamos tristes no debemos pasar solos; Si lo procura, descubrir√° que charlar de algo o desquitarse puede ser verdaderamente liberador. Siempre y en todo momento vamos a encontrar por lo menos UNA persona preparada para escucharnos: un amigo, un familiar, un popular, un profesional… ¬°Hasta un per√≠odico puede ser realmente √ļtil!
  6. T√≥mate tu tiempo, ¬Ņqu√© deseas llevar a cabo? A priori la contestaci√≥n puede ser ‚Äúnada‚ÄĚ, la apat√≠a se apropia de nuestro poder de resoluci√≥n. Si esto prosigue en el tiempo, detente y piensa con tranquilidad, ¬Ņandas seguro de que algo no te viene a la cabeza? Las peque√Īas cosas llenan nuestro d√≠a a d√≠a: un ba√Īo ardiente, una pel√≠cula, salir a caminar, charlar con un amigo, elaborar nuestro plato preferido, apuntarnos a una actividad‚Ķ este g√©nero de ocupaciones nos asisten a sentirnos menos tristes.
  7. Protege tu fachada y tambi√©n higiene personal. D√ļchate, v√≠stete y protege tu higiene personal. Prestar atenci√≥n a algo tan b√°sico es primordial, es cuidarnos a nosotros: si hay un individuo que no puede olvidarte, eres t√ļ mismo. Adem√°s de esto, verse bien es aporta un beneficio para nuestro estado an√≠mico.
  8. Sal a la calle. Si pasamos todo el día en nuestra burbuja, la atmósfera ocasionalmente se volverá desganada. Hay mucho más oxígeno ahí fuera, ¡sal ahí fuera y respira!
  9. Entablar una rutina. Esto nos transporta a ordenar nuestro día a día y no abandonarnos en la tristeza y la soledad.
  10. Ejerce deportes. Hacer deporte, aparte de asistirnos a desconectar y dejar en libertad conmuevas, provoca que generemos una sucesión de hormonas que nos asisten a sostener un estado anímico positivo en frente de la tristeza y la soledad.
  11. Conc√©ntrate en el presente. ‚ÄúLo hecho, hecho est√°‚ÄĚ, semeja simple de decir pero no tenemos la posibilidad de regresar atr√°s para recobrar el tiempo o cambiar el pasado. No obstante, tenemos la posibilidad de centrar nuestra atenci√≥n y esfuerzo en el ‘el d√≠a de hoy’, para explotar el tiempo y cambiar el futuro. Es esencial tener esto presente para batallar la soledad.
  12. M√°rcate peque√Īas misiones del d√≠a a d√≠a o por semana para batallar la tristeza y la soledad. Esto causa que nos centremos en otros temas y prestemos menos atenci√≥n a eso que nos preocupa. Basta de peque√Īos hechos reconfortantes, Roma no se edific√≥ en un d√≠a. Comprobar y ver que los logramos anima y impulsa.
  13. Busca asistencia t√©cnica. En el momento en que nos encontramos tristes, no tenemos la posibilidad de recuperarnos confiando solo en nuestro ambiente, pero eso no quiere decir que no haya salida. Tal como vamos al m√©dico en el momento en que nos duelen los pies, ¬Ņpor qu√© raz√≥n no asistir al sic√≥logo en el momento en que nos duele el coraz√≥n?

Acrecentar la tolerancia a los pensamientos malos:

En contestaci√≥n a un pensamiento como ¬ęNo lo soporto¬Ľ, se le anima a modificarlo por un mucho m√°s uno adaptable como ¬ęSoy suficientemente fuerte para tomarlo¬Ľ. En el momento en que eres con la capacidad de tolerar altos escenarios de disforia sin sentirte bastante molesto, experimentas un incremento en el control, lo que detiene los efectos de la tristeza. Adem√°s de esto, hace m√°s fuerte tu tolerancia y incrementa el tiempo entre sentir tristeza y tambi√©n llevar a cabo elementos adaptativos para reducirla.

El rencor y el resentimiento jam√°s fueron buenos compa√Īeros en la vida. Estudiar a perdonar tiene la posibilidad de tener un encontronazo directo en tu emoci√≥n de tristeza. En ocasiones hablamos de perdonar a alguien mucho m√°s y en otras ocasiones hablamos de perdonarnos a nosotros.

Corteza límbica

Esta parte tiene dentro 2 construcciones, la circunvolución del cíngulo y la circunvolución del hipocampo. Juntos afectan el estado anímico, la motivación y el juicio.

Los estudios de tomografía por emisión de positrones y fMRI demostraron que es mucho más posible que ciertas conmuevas estén socias con distintas zonas de la actividad del sistema límbico que otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *